Špania dolina celebró 5ª edición de Slivková paráda

Gastronomia

Špania dolina celebró 5ª edición de Slivková paráda

26. 09. 2018 14:40

Špania dolina es un pueblo minero situado en un pintoresco valle cerca de la ciudad de Banská Bystrica. Y como que suelen tener aquí una rica producción de ciruelas, las ciruelas llegaron paulatinamente a formar parte de las costumbres y tradiciones gastronómicas locales. Para celebrar la producción de este fruto a finales de septiembre suelen organizar una fiesta bajo el nombre de Slivková paráda. Allí los visitantes pueden probar varios productos típicos, como son Slivkové gule, slivkové knedle, lekvár, buchty y slivovica. Todas son especialidades gastronómicas tradicionales elaboradas con ciruelas, que en eslovaco se llaman Slivky. Slivkové gule y slivkové knedle son bolas de masa hervida, lekvár es una especie de mermelada pero a diferencia de la mermelada esta es mucho más densa y su consistencia es homogénea, buchty son también bolas de masa pero no hervidas sino horneadas y en lugar de estar rellenas de ciruelas se rellenan con lekvár de ciruelas, es decir, con Slivkový lekvár. Y finalmente, el aguardiente Slivovica. Este probablemente no tengo que presentarlo mucho, puesto que su fama ya se ha difundido por el mundo. La redactora Zuzana Ševčíková visitó recientemente la quinta edición de este evento y entrevistó a Lily Wilhelmerová mientras cocinaba el típico lekvár.

Preparar un buen lekvár no es ningún secreto. Hay que tener ciruelas bien maduras y para obtener un lekvár de calidad supeirior las ciruelas se deben cocer durante muchas horas, hasta que la masa llegue a estar bien densa. No solemos usar otros ingredientes. Puesto que aquí en Špania dolina las ciruelas son bastante dulces, no añadimos ni azúcar ni canela. Nuestro lekvár es exclusivamente de ciruela.

La señora Lily ha llegado aquí muy temprano. Primeramente tuvo que preparar el fuego, limpiar las ciruelas y ahora las está cociendo.

En este momento tengo en el puchero 80 kg de ciruelas. Pero como usted puede ver, aún hay muchas más en la caja. Estas se van añadiendo gradualmente. Es un procedimiento muy largo.

Otro producto muy sabroso lo presentó Zdenka Šemetková que vino del pueblo de Čerín.

Hemos venido a la fiesta de las ciruelas y ahora vamos a preparar las tradicionales bolas de harina y patatas de masa hervida, que llamamos knedle. He heredado la receta de mi madre y, como ocurre en todas familias, cada cocinera tiene su propia receta. Los únicos ingredientes son harina, patatas, huevo y sal. De estos ingredientes se prepara una masa, luego se hacen las bolas y dentro de cada una se coloca una ciruela sin hueso. Las servimos con semillas de adormidera molidas, con azúcar, con nueces molidas o con pan rallado tostado. Por encima, vertimos un poco de mantequilla fundida.

Si alguien de nuestros oyentes quiere probar hacer las Slivkové knedle, les puedo revelar la receta entera. Prepárense algo para escribir.

Empezamos cociendo las patatas con piel. Cerca de 1 kilo de patatas. Cuando están listas, las sacamos del agua y escurrimos. Quitamos la piel antes de que se enfríen, así resulta más fácil, eliminando también los ojos o manchas verdes. Luego, las pasamos por un molino hasta obtener una masa fina. Añadimos la sal, un huevo, la harina de trigo semi fina y algunas cocineras suelen añadir un poco de mantequilla o aceite. En una tabla elaboramos una masa compacta formando al final un cilindro del cual cortamos las ruedecillas, o moneditas. En cada una ponemos una ciruela sin hueso envolviéndola con la masa completamente, haciendo una bola. Ponemos estas bolas a cocer en agua hirviendo hasta que suban a la superficie, después las sacamos del agua y están listas. Otra competidora, Alexandra Rysová, ofrecía a los visitantes la nutela de ciruelas.

Son ciruelas cocidas con azúcar, luego se deben triturar con una batidora de inmersión hasta obtener una masa bien fina. Se añade un chocolate de cocina o un chocolate amargo y 2-3 cucharillas de cacao. Todo se mezcla bien, luego se coloca en frascos de vidrio y se deja esterilizar durante unos 15 minutos. Así está listo.

Si celebramos las Slivky - ciruelas, deberíamos nombrar también el aguardiente Slivovica. Claro la Slivovica no puede faltar en ninguna fiesta de ciruelas. Los hombres que trabajan en la destilería siempre dicen que las ciruelas de Špania dolina se cuentan entre las mejores o que incluso son las mejores. Dicen que tienen un buen zumo. Anna Šlauková, asociación cívica Costumbres y Tradiciones.

Claro, la competición de la mejor Slivovica forma parte de cada fiesta. Este año recibimos 10 muestras, de las cuales tenemos que elegir la mejor. En la elección participan todos los adultos presentes aquí. Cada uno puede catar las 10 slivovicas competidoras y luego emitir su voto.

La fiesta de Slivková paráda no puede terminar de otra manera que no sea alegre. ¿Por qué los habitantes de Špania dolina decidieron dedicarse a las ciruelas?

Hemos fundado esta tradición porque las ciruelas ya forman parte del paisaje de Špania dolina, desde siempre ha habido ciruelas aquí. Empezamos con la competición de preparar el lekvár y luego fuimos añadiendo otros productos elaborados con ciruelas.

Slivková paráda_2018
Stiahnuť audio súbor

Ladislava Hudzovičová

Emisión en directo / Živé vysielanie
??:??