La obra de Gabčíkovo ha cumplido ya 25 años

Historia

La obra de Gabčíkovo ha cumplido ya 25 años

27. 02. 2018 11:00

Proteger la región adyacente ante las inundaciones, mejorar las condiciones de la navegación fluvial y aprovechar al máximo el potencial energético del río Danubio. Éstos fueron los objetivos principales que pusieron en marcha su construcción. La obra de la regulación hidráulica y fluvial que incluye la central hidroeléctrica de Gabčíkovo, situada en el Danubio, a unos 40 km río abajo de la capital eslovaca, es una de las construcciones más importantes en el país. A finales del año pasado cumplió el 25 aniversario. Para conocer más detalles referidos a la historia y la misma construcción de la obra el redactor Martin Jurčo entrevistó a más expertos. Uno de ellos, Stanislav Fialík, gerente de la Empresa estatal de la Economía del Agua, nos revelará ¿porque han sido elegidos para ésta construcción el río Danubio y el pueblo de Gabčíkovo?

Precisamente en este tramo el carácter del Danubio pasa de torrencial a fluvial. Es decir, aquí empiezan a depositarse en el fondo los sedimentos, también se ralentiza la velocidad del flujo y sobre todo, el cauce se divide en varios brazos. Todos estos fenómenos aumentan el peligro de inundaciones. Entonces tuvimos que construir un sistema de protección para las poblaciones de la Isla de Centeno que solían sufrir mucho durante las inundaciones. Los más amenazados eran Vojka, Dobrohošť y Bodíky.

Žitný ostrov o Isla de Centeno se extiende entre el río Danubio y su brazo, Danubio Pequeño (Malý Dunaj). Los beneficios que ha traído esta obra son la producción de electricidad, la protección contra las inundaciones de los territorios adyacentes, la regulación del caudal del Danubio, la mejora de la navegación en el río, el suministro de agua potable a la población, la mejora de las condiciones de humidificación de la tierra agrícola circundante y el equilibrio medioambiental.

El proyecto original acordado entre Checoslovaquia y Hungría incluía el tramo del Danubio, desde nuestra frontera con Austria hasta la población de Nagymaros, que se encuentra antes de Budapest.

Originalmente se trató de un proyecto eslovaco-húngaro y el complejo hidráulico que se tenía que construir tenía que llevar el nombre de Gabčíkovo-Nagymaros. Su construcción comenzó en 1977. Sin embargo, en 1989 Hungría rompió unilateralmente el acuerdo y se retiró del proyecto en curso. Eslovaquia, inmersa en las transformaciones nacidas de la revolución de terciopelo continuó construyendo, aunque de una forma diferente, y únicamente en la zona situada en su territorio. Jozef Bielik, empleado de la Empresa de los Bosques Estatales, testigo de la construcción de la represa, dice que después de la terminación de la obra las condiciones de la fauna y flora local mejoraron mucho.

El impacto fue muy positivo. Todos los árboles que eran típicos para esta zona del delta continental del Danubio volvieron a reanimarse inmediatamente. La naturaleza que circunda la obra se renovó casi inmediatamente. En lo referente a los animales, estos pasaban muy mal las inundaciones que afectaban la cuenca. Muchos se morían. En la actualidad, gracias a la obra, las inundaciones no suelen ser tan fuertes. Los animales tienen una mayor probabilidad de sobrevivir.

Július Binder fue el director de la Empresa de las Construcciones Hidráulicas al momento de la terminación de la obra. En aquel entonces había un conflicto entre Hungría y Eslovaquia.

La obra hidráulica no tenía ninguna de las características negativas que le asignaban sus detractores o los húngaros. Nosotros, antes de construir la presa de Gabčíkovo, construimos el mismo modelo pero 10 veces menor en la población de Madunice, situado en el río Váh. Queríamos ver cómo funcionaba y dónde podrían surgir fallos. En el momento de empezar a construir estábamos convencidos de que funcionaría bien. Podemos decir que ya se ha recuperado lo invertido en Gabčíkovo y en la actualidad genera ganancias. Por ejemplo, salvó la región adyacente de tres inundaciones. Y si no tomamos en consideración el beneficio de protección contra inundaciones, otro gran beneficio es la producción de la energía eléctrica.

La obra hidráulica de Gabčíkovo es la mayor obra hidráulica en Eslovaquia. En este punto la anchura del Danubio alcanza más de 400 m y el desnivel del agua algo más de 20 m. Por ello incluye las cámaras de esclusa a través de las cuales pasan más de 10 mil embarcaciones al año. A través de la represa fluyeron millones de metros cúbicos de agua. Su producción de la energía eléctrica anualmente cubre un 8% del consumo del país. En la central de control sobre las esclusas encontramos a su jefe, Martin Blahuta.

Desde nuestra torre de control es posible ver todas las esclusas. Las embarcaciones que quieren atravesar la presa tienen que comunicarlo con antelación. Cuando vienen de Budapest tienen que contactarnos ya desde el pueblo de Medveďov y cuando vienen de Bratislava deben hacerlo en Čunovo. Toda la estructura está monitoreada gracias a un sistema de cámaras. Y los datos sobre las embarcaciones se los suministra el sistema fluvial de información. Nosotros, por supuesto, recogemos todos los datos necesarios, los metemos en nuestro registro, y clasificamos las embarcaciones en categorías como son por ejemplo barcas o botes deportivos, embarcaciones con carga peligrosa, naves de transporte de pasajeros, etc.

¿Cuántas embarcaciones pasan por las esclusas durante una semana o un mes?

En el mes de enero registramos 733 embarcaciones.

Puesto que el nivel de la represa es inferior al que tiene el río, este centro debe estar en alerta cuando hay un peligro real de inundaciones. Continúa Róbert Šiba, jefe del centro de control que sigue la situación del nivel del agua.

Yo trabajo aquí desde hace 22 años. Mis emociones más fuertes las viví aquí en 2002 y 2013, cuando hubo fuertes inundaciones, y luego en 2006 y 2011 cuando acercaron enormes témpanos de hielo y nosotros tuvimos que romperlos. Nosotros tenemos que distribuir el agua que llega desde Austria. Monitoreando el estado del agua en el pueblo de Devín situado en la frontera austro-húngara, dividimos el agua del río enviando una parte a la central eléctrica de Gabčíkovo y el resto la dejamos en el cauce viejo del río. Cada 24 horas controlamos la situación adaptando la distribución del flujo al momento.

¿Cuándo hay más agua, en verano cuando llueve o a finales del invierno cuando se derriten los glaciares y hielos?

Con las lluvias llega más agua. También la enorme inundación que tuvimos aquí en 1965 fue originada por la lluvia.

Cuando sube demasiado el nivel del agua… ¿qué hacen ustedes para que el nivel de agua baje?

Dado que no podemos saber con precisión cuánta agua o cuántos bloques de hielo pueden llegar desde Austria, monitoreamos durante 24 horas del día la situación del Danubio en Viena e incluso antes de Viena. Así organizamos el recorrido del flujo antes de que llegue a Bratislava. En situaciones extraordinarias incluso vaciamos un poco la presa para luego poder retener más agua en ella. Obviamente, estamos hablando de horas y no de días o semanas. De esta manera regulamos el río.

Alfréd Ilka, director de la central eléctrica de la represa de Gabčíkovo, opina que afortunadamente la represa empezó a construirse en 1977, porque si se construía más tarde, no se hubiese encontrado más dinero suficiente para ella.

Ya en 1986 cuando empecé a trabajar aquí se hablaba de que ya se había utilizado un millón de metros cúbicos de hormigón. Y obviamente, esta cantidad no fue definitiva. Sé que en aquel periodo trabajaban aquí entre 5 y 8 mil personas que fueron alojadas en varios centros ubicados en varios pueblos. Por ejemplo, el centro de Gabčíkovo tenía capacidad para 5.200 camas. Puesto que se trataba de un proyecto internacional, la mitad de las obras correspondía a los húngaros y la otra mitad a Checoslovaquia. Pero la mayoría de los trabajos se realizaban en el territorio checoslovaco. Y dado que en aquel entonces Checoslovaquia construía otras obras importantes, había escasez de trabajadores. Sé que los húngaros trajeron obreros polacos. En Gabčíkovo, por ejemplo, estos obreros de Polonia, ayudaron también en la reconstrucción de la iglesia.

Se dice que en la construcción de la obra de Gabčíkovo perdieron vida 30 personas. En el marco de las rigurosas medidas de seguridad había en Gabčíkovo la prohibición de vender alcohol antes de las 14:00 horas.

Gabčíkovo 25 años
Stiahnuť audio súbor

Ladislava Hudzovičová Foto: TASR

Emisión en directo / Živé vysielanie
??:??