Peter Sagan – fenómeno del ciclismo mundial

Personalidades

Peter Sagan – fenómeno del ciclismo mundial

25. 07. 2018 19:50

Como decía en la introducción del programa, varios periodistas pasaron por momentos duros queriendo entrevistar al mejor ciclista eslovaco y gran talento del ciclismo mundial Peter Sagan. Cuando, por ejemplo, le preguntaron después de la cuarta etapa de Tour de France, si hubiera ganado en caso de haber estado la línea de meta un par de metros más lejos, les respondió:"Si un perro no cagase, explotaría". Es que Peter Sagan no quiere aburrirse y también le importa que el público no se aburra. Varias veces ha dicho que el ciclismo puede parecer un deporte aburrido y hay que hacerlo más divertido. Para un diario suizo Peter Sagan dijo hace un año:"El ciclismo es un deporte agotador. Cuanto más difícil es el deporte, tanto más serio es el deportista. Se esfuerza en hacer bien cada cosa: "¿Cuándo debo acostarme? ¿Cuándo debo comer? Quería entrenar cuatro horas y he sido capaz de hacerlo solamente tres horas y 50 minutos"- éstos son los pensamientos que pueden agotar a uno. Le molesta y deja huellas en la cabeza. Por ello la mayoría de los ciclistas son tan serios. Es normal, como he dicho, el ciclismo es un deporte duro. Yo soy de otro ambiente. Originariamente me dedicaba al ciclismo de montaña. He probado el motocrós, ciclocrós, me gusta descenso. En estas disciplinas hay otra mentalidad que también quiero mantener".

Peter Sagan nació el 26 de enero de 1990 en la ciudad de Žilina, ubicada al norte de Eslovaquia y a los nueve años de edad se unió al club de ciclismo de la ciudad. Durante su juventud compitió en varias modalidades - en ciclismo de ruta, mountain bike cross country y ciclocrós. En los dos últimos cosechó los mayores éxitos. Con trece años ya se convierte en campeón de Eslovaquia en mountain bike cross country. Sigue éxito tras éxito. Para contarles ahora todos sus galardones debería disponer de mucho más tiempo, sólo puedo decir que Sagan es considerado como uno de los mayores talentos del ciclismo y uno de los mejores ciclistas de todos los tiempos. Ganó tres veces el Mundial en Ruta y en 2018 venció por primera vez también en la París-Roubaix. A principios de este año le entrevistó mi colega de la Televisión y Radio Eslovaca, Marcel Merčiak y le preguntó cómo había sido convertirse por tercera vez en campeón del mundo, algo que nadie antes había logrado.

"La vida sigue y sigue. ¿Qué debo hacer ahora? ¿Volar por el universo? Sí, claro es un éxito, pero uno no se lo puede glorificar. Cada uno cuando algo hace bien, le satisface, pero, ¿qué más puedo decir? Bueno, siendo niño nunca esperaba un éxito tal, es bonito, y me costó mucho trabajo, pero no ha cambiado nada en mi vida. Sigo haciendo las mismas cosas que antes".

En el año 2017 se cumplieron diez años de tu representación internacional. ¿Cuándo llegó el momento de nacer la idea de que un día pudieses ser un ciclista muy bueno a nivel mundial?

"Hubo más momentos así. Por ejemplo cuando me convertí por primera vez campeón del mundo en el ciclismo de montaña junior. Continuaba compitiendo para el club Dukla Trenčín, pero ya bajo la supervisión de Liquigas. Y vinieron otros éxitos en Italia, Polonia, Croacia. Con base a ello, Liquigas me invitó a Wordltour, en 2009. Fue cuando me dije a mí mismo: "Ahora empieza tu camino". Primeramente quise hacer de ayudante, no de líder, pero me iba bien y cuando en primavera de 2010 gané dos etapas, todo se revirtió y yo me di cuenta de que podría ganar las carreras de ruta también a nivel mundial".

Allí lo empezó todo. En siete años conseguiste cien victorias. ¿Cuál de ella aprecias más?

"Ser campeón del mundo. Llevar el maillot arcoíris es incomparable. Y cada vez que he ganado el mundial fue como si pasara por primera vez. A ver, yo no soy un puro esprínter. Si venzo sobre Cavendish una vez de cien, por ejemplo, no es nada fácil conseguir de nuevo el título del campeón del mundo. ¿Qué oportunidad tengo, matemáticamente? Además, imagínense: en una carrera hay 200 ciclistas. A cada uno le pasan diferentes historias durante las seis horas de recorrido. Es una locura. Nunca puedes pretender como acabará".

El año pasado en San Remo perdiste la victoria después de una carrera muy larga y agotadora en un par de milímetros. ¿Cómo soportas cuando algo así ocurre?

"Mira, compito desde mis nueve años. Ya he aprendido a soportar las derrotas. Puedes lamentarlo o estar enfadado veinte minutos, pero pasará".

¿Sueles analizar por qué no lograste la victoria?

"Uno comete errores, pero somos humanos, es normal. Siempre que haces algo mal tienes espacio para pedir perdón e ir adelante con una nueva experiencia. Aprender puedes solamente de tus propios errores. Después de cien carreras es normal que en algunas de ellas falles".

Peter Sagan nunca olvida a saludar a sus compatriotas, que lo adoran, y a menudo especialmente dedica sus agradecimientos a todos sus hinchas de Žilina, su ciudad natal. A mí me encanta también por el hecho de que yo también soy de Žilina. Sagan tampoco ha olvidado sus comienzos en el club de ciclismo y apoya el desarrollo de este bonito deporte en Eslovaquia. Para la revista marca.com ha respondido la pregunta ¿Cómo va el proyecto de su escuela?

"La Peter Sagan Cycling Academy la inicié en 2016 y es una de las cosas que quiero devolver a mi ciudad natal. Quiero dar una oportunidad a todas las niñas y niños de mi ciudad. Deseo que crezcan y maduren a través del ciclismo. El obvio que sólo algunos llegarán a ser profesionales de alto nivel, pero si gracias a este proyecto son capaces de madurar un poco ya estaré contento".

Y una respuesta de la entrevista para la página web marca.com al final

¿Qué te falta por conseguir? ¿Qué carrera anhelas conquistar para quedarte plenamente satisfecho?

"Cuando voy a una carrera, sea la que sea, lo hago con la intención de tener el mejor resultado posible. Pero es muy complicado pasar del deseo a la realidad, pueden pasar muchas cosas. Por eso creo que es mucho mejor no pensar en ello. Por ejemplo, siempre me imaginé la posibilidad de ganar un campeonato mundial. El camino hacia este logro no fue fácil. La primera vez que lo probé, no terminé el trazado. La segunda vez, me sentí enfermo. Otra vez me fui al suelo tras una caída, y así sucesivamente. Tras estas participaciones traté no pensar demasiado en los mundiales y después lo gané dos veces. Vista la experiencia, parece claro decir que la clave está en no pensar demasiado en ello".

Para acabar el tema un chiste: ¿Saben en qué escuela Sagan aprendió el inglés? En ninguna." Gracias estimados amigos por su atención. Y en nombre de todos los eslovacos agradecemos a Peter Sagan su empeño, la alegría que nos traen sus éxitos y también el hecho de que se haya convertido en un ídolo de jóvenes y niños, gracias a lo cual el ciclismo en Eslovaquia ha ganado mucha popularidad. Y he de añadir que le agradecemos a Peter Sagan también su sonrisa y buen humor siempre presente. Hasta el final de Tour de Francia quedan tan sólo cuatro días, así que le deseamos toda la suerte a nuestro campeón, al Dios del ciclismo, como algunos le llaman y lo cual Peter Sagan rechaza diciendo, que sólo saca de sí mismo lo que puede y aun disfrutándolo. Así, el próximo lunes ya les informaremos sobre los resultados de la vuelta ciclista más popular del mundo. A ver si Peter Sagan se irá de esta gran vuelta con el jersey verde ya por sexta vez...

Mária Mangová Foto: TASR

Emisión en directo / Živé vysielanie
??:??