En Eslovaquia crece el interés en tocar las gaitas

Sociedad

En Eslovaquia crece el interés en tocar las gaitas

22. 05. 2018 13:23

En Eslovaquia está creciendo el interés en aprender a tocar las gaitas o gajdy en eslovaco. En consecuencia crece también el interés en aprender a producir este instrumento musical arcaico y tradicional. Mientras que hace 30 años en nuestro país quedaban pocos de los últimos músicos que sabían tocar las gaitas, en la actualidad mucha más gente quiere dedicarse a esta actividad. Podríamos decir que este instrumento musical vive su boom. Para la producción de las gaitas sirven, como una base, el cuero de una cabra u oveja joven y una madera linda de buena calidad. La producción luego dura algunos días. Habla Drahoš Daloš, maestro y miembro del Gremio de los gaiteros eslovacos.

Si tengo que fabricar las gaitas de una cabra vieja y grande, estas salen más grandes y la elaboración del cuero es muy fatigosa. El tamaño ideal corresponde al cuero de un animal de cerca de un año de edad. En ese caso el odre o la bolsa cae bien en la axila.

La gaita, llamada también cornamusa, es un instrumento musical de viento que, en su forma más simple, consiste en un tubo perforado provisto de una lengüeta sonora, e insertado en un odre que contiene una reserva de aire. El aire entra en la bolsa u odre a través de un segundo tubo, por donde ha sido insuflado generalmente desde los pulmones del propio gaitero. En la mayoría de las gaitas, el soplete está cerrado por una válvula que impide al aire escapar de nuevo hacia la fuente de donde proviene, aunque no es así en todas. Hay varios tipos de gaitas. Y cada productor tiene sus secretos. Continúa el maestro Daloš.

Mire, esta madera es una maravilla. Si le unto un poco de aceite, es de verdad un belleza extraordinaria. Es la madera del ciruelo, que entre los gaiteros es muy valorada.

Si bien las gaitas son un instrumento del todo tradicional, su producción ha pasado por una pequeña modernización que se refiere sobre todo al soplete que en el pasado se producía de caña o de saúco. En la actualidad se produce de plástico y gracias a esta innovación afinar el instrumento no dura más tan largas horas como duraba en el pasado.

La afinación de las gaitas nos lleva casi de tres horas. Se pasaba la cera de abeja por cada uno de los agujeritos y luego se le quitaba. Era un procedimiento que exigía mucha paciencia. En la actualidad las gaitas funcionan en base a los compuestos de carbono producidos de epóxido y también se usan para los sopletes las tarjetas de pago, es un tipo de plástico excelente. Escuchen como suena bien.

Soplar, comprimir el aire en el odre y liberarlo - estos son los pasos fundamentales para tocar las gaitas. Sin embargo, aprender a coordinar bien la técnica entre soplar y presionar el aire dura normalmente varios meses.

Hay que mantener una presión constante para que el tono que sale sea harmónico. Y, cuando llegamos a emitir un tono harmónico, podemos empezar a mover los dedos y así salen las melodías.

Si el número de fabricantes de gaitas en Eslovaquia no pasa de 10, el de gaiteros continúa creciendo. Ya son cerca de 200. Y concluye Ľubomír Tatarka, primer maestro y miembro del Gremio de los gaiteros eslovacos.

En nuestros cursos hay gente de 60 años, pero también de 4. El interés es evidente y eso nos da mucha alegría. Ya podemos decir con tranquilidad que este instrumento musical considerado arcaico no va a desaparecer. ¡Lo hemos salvado!

Las gaitas y la cultura de los gaiteros eslovacos fueron inscritas en 2015 en el patrimonio cultural mundial de la UNESCO. Así pues, las gaitas se han convertido en un fenómeno cultural y otro símbolo cultural tradicional de Eslovaquia.

Gajdoši y gajdy
Stiahnuť audio súbor

Ladislava Hudzovičová

Emisión en directo / Živé vysielanie
??:??