Ľutiná – lugar de peregrinaje mariano y a San Nicolás

Sociedad

Ľutiná – lugar de peregrinaje mariano y a San Nicolás

06. 12. 2018 13:53

En Eslovaquia se encuentran varios sitios misteriosos que esconden diversas historias enigmáticas. ¿Han oído alguna vez que en el pueblo de Ľutina, cerca de la ciudad de Prešov apareció, hace más de cien años, San Nicolás? Será el propio párroco de la mencionada población, Jozef Novický, quien nos explique más sobre ello:

"Ahora nos encontramos frente a la Capilla de Fallecimiento de la Madre de Dios, y a su lado está enterrada Zuzana Fekete, viuda, a la que se le aparecía San Nicolás. La capilla fue construida en el sitio, donde Zuzana Fekete recibió de San Nicolás un ícono que debía entregar al párroco del pueblo. San Nicolás se lo dio pidiéndole que confiase al cura también su deseo de construir una capilla en ese lugar, con un ícono como el primer adorno de la misma. La capilla fue construida gracias a los muchos creyentes de todo el Imperio Austrohúngaro que trajeron piedras para su construcción".

Zuzana Fekete vio por primera vez a San Nicolás el 19 de agosto de 1851 cuando en la Colina de Ľutiná estaba recogiendo setas con sus hijos. Aquel día San Nicolás quiso que transmitiera al cura su deseo de erigir una cruz en la colina. No obstante, su historia no se la creyeron ni los demás ciudadanos, ni el cura. Las apariciones continuaron ocurriendo sin que en ningún momento fuesen aceptadas por los demás, todo hasta el momento en que Zuzana enmudeció. Debido a este sorprendente enmudecimiento el cura obedeció sus peticiones y ordenó levantar la cruz. Cuando cumplió con los requisitos de San Nicolás, Zuzana pronunció con una voz clara: "De nuevo lo estoy viendo".

Hasta aquí la leyenda. Lo interesante es que Ľutiná se convirtió en un lugar de peregrinaje famoso, siendo visitado anualmente por alrededor de 60.000 creyentes, número elevado, si nos damos cuenta de que estamos hablando sobre las postrimerías del siglo XIX.

"Los peregrinos venían en búsqueda del socorro espiritual, pero también debido a que en Ľutiná se celebraba anualmente una gran feria. A este lugar tan especial para nosotros, greco católicos, no acuden solamente los religiosos de nuestra iglesia, sino también los de muchas otras", alega Novický.

Cuando Zuzana Fekete, pobre mujer de pueblo, estaba buscando algo para dar a comer a sus niños, San Nicolás de Myra, vestido en el traje obispal, se dirigió a ella con severidad, reprochándole que no celebrase el domingo. ¿Es así de austero San Nicolás, que nosotros lo conocemos como un abuelo bondadoso y que regala a nuestros críos un montón de chocolates y bomboncitos?

"Nosotros hemos relativizado la importancia de San Nicolás y deteriorado su imagen. En realidad tenía una personalidad muy fuerte, se sabe que en una reunión eclesiástica se peleó por su convicción. Pero a la vez era sensible. Sentía mucha compasión por los necesitados y también para ellos ejerció una gran labor", dice el cura.

Quien visita Ľutiná, ¿puede conocer mejor cómo era en realidad San Nicolás?

"Este lugar es también un sitio importante de culto mariano, sin embargo tampoco olvidamos a San Nicolás y celebramos regularmente liturgias dedicadas a él. El 6 de diciembre tiene lugar en Ľutiná una peregrinación, que se suele llamar "la pequeña". Es porque en este período del año hace ya mucho frío y además las familias se quedan en casa, porque los niños están plenamente entregados a sus paquetes con dulces, así que no viene mucha gente.

En Ľutiná sentimos la presencia de San Nicolás. Nos obsequia siempre, no sólo el 6 de diciembre, con su misericordia", afirma el párroco Novický.

Uno de sus dones apreciados es la fuente que según la leyenda brotó de la roca después de una de las apariciones de San Nicolás. Ahora el agua de este manantial cura las enfermedades oftálmicas y dermatológicas.

Mária Mangová Foto: TASR

Emisión en directo / Živé vysielanie
??:??