Plamienok – la Navidad y la esperanza

Sociedad

Plamienok – la Navidad y la esperanza

25. 12. 2018 12:57

Plamienok significa llamita o pequeña llama. La llama de Navidad, la llama de la Luz de Belén, representa la esperanza del mensaje navideño. El nombre de llama o Plamienok es el que lleva también un hospicio infantil que se halla en Bratislava y ofrece sus servicios sobre todo a los niños con enfermedades incurables o terminales y a sus familias. Los empleados de Plamienok pueden ser considerados portadores de la esperanza. Creo que debe ser muy muy difícil traer la esperanza a lugares o situaciones de duelo y desesperación. Mi tema de Navidad no es tan alegre pero estoy segura de que les va a llegar al corazón. Porque también tiene que ver con la Navidad. Les invito a escuchar mi entrevista a la médico pediatra, oncólogo clínico, Mária Jasenková, que se dedica a la medicina paliativa de niños desde hace 15 años y es cofundadora del hospicio infantil Plamienok.

Plamienok tiene 18 años, es un joven - adulto. Es una institución sanitaria que atiende a dos grupos de niños y adultos. Un grupo está representado por niños con enfermedades incurables y sus familiares. A estos niños les ofrecemos la posibilidad de estar en casa y nuestros empleados - médicos, enfermeras, psicólogos o asistentes sociales, los atienden en el hogar. Nos empeñamos en hacer todo lo posible para que sus vidas sean más largas, más alegres y de mejor calidad. Nuestro lema dice: Más vida y menos dolor para los niños con enfermedades incurables. El otro grupo esta representados por niños y familias que han perdido a un ser querido, un familiar. Los llamamos familias desconsoladas.

En 2011 ustedes abrieron en Bratislava el Centro de terapia de luto… ¿qué nos podemos imaginar bajo este nombre triste?

En este centro trabajan los psicólogos, psicoterapeutas, terapeutas de juego y terapeutas dramáticos que ofrecen a estas familias ayuda profesional. En la actualidad es el único centro que ofrece este tipo de servicio en Eslovaquia. Las estadísticas revelan que cerca de un 20% de los niños y familias no disponen de la capacidad de elaborar la experiencia de la pérdida de una persona querida y en estas personas el luto, en lugar de desaparecer gradualmente, continúa creciendo. Empiezan a tener problemas en la escuela, entre sus coetáneos, problemas de salud, etc. Estos niños y familias para volver a vivir plenamente la vida necesitan ayuda.

La Navidad es una fiesta que para los cristianos significa sobre todo la esperanza. Para las personas no creyentes o de otra religión es una fiesta de Paz y Alegría. ¿Cómo llegan ustedes a transmitir los mensajes de Navidad a niños y personas para los cuales creer en la esperanza es tan difícil?

No le puedo dar una respuesta clara. Ni creo que exista. La sensación de estas fiestas consiste en la actitud básica hacia la vida. Cuando estoy perdiendo a un ser querida o la he perdido, durante las Navidades nunca sentiré alegría, nunca viviré una Navidad feliz. En esta situación la vida familiar y las relaciones sufren muchísimo. La Navidad incluso llega a representar un periodo difícil para las familias en las que alguien falta o podría faltar en poco tiempo. No creo que exista algo que pueda invertir la situación, que les diese a las personas las ganas de compartir la alegría. Sin embargo, mucha gente habla de la esperanza pero pocos dicen o definen que significa esa palabra como tal. Para mí, la esperanza significa la conexión a la vida. Puedo perder, puedo sufrir, pero a pesar de ello, en lo más profundo puedo seguir estando conectada a la vida. Cuando se pierde esta conexión, llega la soledad, la desesperación, la destrucción, la apatía… En ese momento lo que nos puede devolver las ganas de vivir o la conexión a la vida, son las relaciones. Relaciones en las que sentimos, que para alguien somos importantes.

¿Qué podemos hacer en estos momentos?

Cuando llega la Navidad o la Nochebuena y nosotros estamos sentados a la mesa, donde alguien falta, y hay personas que tienen dificultades en soportar el luto, incluso parece que ese gran dolor podría destrozarlas, lo que podemos hacer es ofrecerles nuestra presencia, nuestra afinidad y cariño. Podemos ofrecerles nuestra conexión a la vida, nuestra esperanza y nuestra fe. Claro, hay que tener cuidado para no dejarse sucumbir a su luto y, al mismo tiempo, hay que estar atento de no ignorarlo. Resumiéndolo todo, la esperanza es la gana de vivir, es la conexión a la vida, a pesar de tener que afrontar las dificultades y pérdidas que nos trae la vida. Porque las relaciones son eternas. Si bien perdemos a una persona, no perdemos nuestra relación con ella. Mientras vivimos la relación perdura, solo cambia su forma.

¿Preparan ustedes algunas actividades especiales para las Navidades?

Sí cada año nos empeñamos en compartir nuestras experiencias. Es decir, los nuevos conocimientos que hemos adquirido a través de nuestros niños o familias. Los momentos vividos con las personas que han sufrido una pérdida son muy importantes e inspiradores. Porque a menudo vale que, solo perdiendo cosas, relaciones o personas, somos capaces de reconocer su valor real. Y el contacto con estas personas nos inspira a reflexionar sobre los valores de la vida y a detenernos más a pensar. Así pues, este año nos han inspirado a tratar el tema de la gratitud. A lo largo del año grabamos 7 entrevistas con siete personas, niños, adolescentes y adultos, preguntándoles que significa la gratitud para ellos. Es una palabra que se parece mucho a la esperanza y también tiene que ver con las fiestas de Navidad. También expresa el amor por la vida. La gratitud es, por ejemplo, cuando sabemos mirar atrás y evaluar nuestras experiencias negativas del pasado, encontrando en ellas algún valor. Claro, esto no es posible hacerlo inmediatamente después de la pérdida. Pero, cuando logramos hacerlo, enseguida sentimos que las perspectivas de nuestra vida empiezan a cambiar. A un niño le preguntamos si reconoce cuando una persona está agradecida, porque decir "gracias" no basta. Y él nos contestó: "Es fácil, es cuando me quiere". Con ocasión de la Navidad editamos un libro en el que publicamos estas entrevistas. El libro se llama "Entrevistas sobre la gratitud".

¿Editan más libros ustedes?

Este año publicamos otro libro que se llama El viento y los colores y cuenta la historia de una niña y un perro. La niña para agradecer al perro la ayuda que este le brindó cuando ella pasó por momentos difíciles, decide explicarle al perro los colores. Hay que recordar que los perros son daltónicos. Es un libro tanto para niños como para adultos, ideal para desarrollar un dialogo al respecto.

¿Existen en Eslovaquia más organizaciones o instituciones como es Plamienok?

En Eslovaquia existen cuatro hospicios infantiles de tipo doméstico: Plamienok en Bratislava, Bajo las alas de Dominika en Nitra, y La luz de la esperanza y de la ayuda en Banská Bystrica y Košice. Todas son organizaciones del tercer sector, sin ánimo de lucro, financiadas con donaciones.

Plamienok_Jasenková
Stiahnuť audio súbor

Ladislava Hudzovičová

Emisión en directo / Živé vysielanie
??:??