Visitamos el parque de rescate Malkia park

Sociedad

Visitamos el parque de rescate Malkia park

24. 12. 2019 14:20

Para un día tan importante como lo es el de hoy he elegido un tema un poco insólito. Mientras que todo el mundo en estos momentos suele abordar las costumbres navideñas, tanto las viejas como las de hoy o discursos espirituales con sacerdotes, mi tema de hoy se trata de animales salvajes, en concreto animales "jubilados", desechados, con problemas o malformaciones. Todos provenientes de circos o de crías privadas cuyos dueños desesperados afortunadamente encontraron el parque de rescate Malkia park situado cerca de la ciudad de Dunajská Streda.

Siguiendo la dirección de Malkia park ustedes descubrirán, casi inesperadamente, un área de 6 hectáreas con unos 170 animales y cerca de 14 empleados. Su especialización son las fieras, de las cuales hay más de 50, pero hay también lobos, osos, monos, aves acuáticas, ungulados, tortugas, papagayos, conejos, cabras, ovejas, etc. Todo organizado de manera muy ordenada en una estructura nueva y limpia con varios letreros informativos y advertencias. Así decidí inmediatamente dirigirme a la cofundadora y gerente del parque, Klaudia Kollár. La encontré justamente delante de la jaula de una leona que lleva el nombre del parque - Malkia.

Malkia es la primera de las fieras que he salvado, gracias a ella hemos puesto en marcha el proyecto del parque Malkia y por ello el parque lleva su nombre. Malkia en el idioma swahili significa "la reina". Como que se dice que el león es el rey de los animales, ella, siendo una leona, es la reina. Malkia nació con la cola fracturada. Sus padres provienen de un circo. No sabemos si ella tiene este defecto por razones genéticas, o si la pisoteo su madre cuando nació. Pero sabemos que los adiestradores de los circos dejan que los animales se reproduzcan de manera espontánea y así, reproduciéndose en parentela, a menudo nacen animales con varias malformaciones. En el caso de los padres de Malkia ocurrió que los compró un criador que tenía en su cría privada cerca de 5 leones… y después de algún tiempo reconoció que la cría de leones le costaba mucho dinero. Así pues, Malkia y, luego también el resto del grupo, terminaron en nuestras manos.

Podemos decir que Malkia tiene nacionalidad africana pero la ciudadanía eslovaca. Y este grupo de leones, ¿quiénes son?

Justamente ahora pueden ver nuestra forma de tratarlos. Todos tienen una sala para poder estar dentro, porque sabemos que el león es un animal perezoso y suele dormir hasta 21 horas al día. Cada grupo tiene también un recinto pequeño y luego un recinto grande común en el que se alternan todos los grupos de fieras en horarios establecidos. También este grupo está integrado por varios descendientes de leones de circo, esta vez de un circo húngaro. Solo Kevin proviene de una cría privada, nació en una especie de cautiverio y fue renegado por su madre.

Ustedes inauguraron el parque en 2016. Desde entonces el parque se ha extendido y el número de los animales ha ido creciendo. ¿Ha fallecido algún animal aquí?

Sí, claro. En nuestro parque se han muerto ya varios animales. Hay que destacar que muchos de los animales en el momento en que los recibimos se encontraban en un estado de salud pésimo o eran muy viejos. A diferencia con los jardines zoológicos que aceptan solo a los animales perfectos y sanos. Si hablamos de las diferencias entre nosotros y un jardín zoológico, debo subrayar que nosotros castramos los animales inmediatamente tras su llegada, no contribuimos a su reproducción. Por ello, nos cuesta muchísimo el servicio veterinario.

En realidad ustedes sirven de una perrera, solo que esta no está destinada a perros, sino a animales más grandes que exigen atención particular. ¿Se dirigen a ustedes también personas o instituciones de países vecinos?

Sí. Hace poco nadie sabía de nuestra existencia. Pero con el tiempo, gracias a nuestro trabajo y a nuestra presencia en las redes sociales recibimos algunos leones de Polonia, Hungría y, más recientemente, dos leonas blancas de la República Checa. Para estas aún tenemos que terminar el recinto. Es decir, nuestra capacidad está agotada… en estos momentos no podemos recibir a ninguna fiera más.

¿Existe alguna organización similar en Europa o en el mundo con la cual ustedes pueden intercambiar consejos o experiencias?

Seguro que sí. En Viena existe la organización Four Paws International o "cuatro patas" que prácticamente sirve de una estación de rescate y está realizando proyectos en varios países del mundo. Ellos nos sirven de inspiración, también les pedimos consejos y colaboramos con su veterinario, experto en osos pardos, leones y tigres. Existe una asociación mundial que se llama IRS - sistema de rescate integrado - que reúne a todas las estaciones de rescate de este tipo. Nosotros nos empeñamos en poder próximamente formar parte de ella.

Ustedes ofrecen a sus animales el forraje, la asistencia veterinaria y recintos de gran tamaño. ¿Qué más reciben sus animales?

Nos esforzamos al máximo para que nuestros animales puedan llegar al final de sus vidas en condiciones dignas. Si bien no podemos liberarlos devolviéndolos a la naturaleza, por lo menos les ofrecemos un cautiverio tranquilo y satisfactorio. Hay que decir que para todos los animales que están aquí nuestro parque representa la última parada - de aquí no pasan más a ningún otro lado.

¿Comunican ustedes con los habitantes de los pueblos vecinos? ¿No se oponen a la presencia del parque, tan cercano a sus casas? ¿No se quejan? ¿No se preocupan?

Claro que comunicamos con los vecinos y ellos obviamente nos preguntan si tenemos todo bien asegurado, si no podría darse el caso que algún animal se escape, etc. El alcalde del pueblo más vecino nos suele recordar siempre que tenemos que evitar cualquier posibilidad de escape de nuestro parque. Pues, yo continúo contestándole que sí, que tenemos todo asegurado, las cercas de los recintos son altas de 4 metros e inclinadas hacia dentro y finalmente, todas las vías de eventual escape están aseguradas con corriente eléctrica. Además todos nuestros recintos están asegurados con dobles puertas y filtros. Tampoco puede ocurrir que el cuidador entre en el recinto mientras están allí los animales. Aquí de verdad tenemos que pensar en la seguridad permanentemente. Aparte del miedo, hay mucha gente que nos expresa su simpatía y aprecia que en esta región tengamos un proyecto o una atracción tan interesante cuyo objetivo es cuidar los animales desechados, viejos o discapacitados. Mucha gente entiende nuestra filosofía.

¿Disponen del personal técnico? ¿Tienen alguna formación especial sus empleados?

Por supuesto, tenemos contratos con dos veterinarios que están dispuestos a venir a cualquier hora y que examinan a nuestros animales con regularidad. Uno es experto en ungulados y el otro en fieras, monos y osos pardos. Cuando se trata de una intervención quirúrgica como, por ejemplo, son las esterilizaciones, entonces llamamos a nuestro veterinario extranjero. Para realizar las intervenciones tenemos aquí salas apropiadas. Y en lo que se refiere al resto de los empleados, a los cuidadores, todos tienen la formación necesaria y experiencia con animales de este tipo.

Usted habló de la concienciación de la gente. ¿Qué podemos hacer aquí en Eslovaquia para ayudar a estos animales?

Yo considero lo más importante prohibir a través de una ley la reproducción de este tipo de animales que en estas latitudes no tienen otra opción que vivir en cautiverio. Es paradójico, que mientras que en la naturaleza disminuye el número de estos animales, en cautiverio aumenta. Hay que parar esta tendencia. Las estaciones de rescate de nuestro tipo no deberían existir por nada.

Si algún circo o un criador necesita con urgencia deshacerse de un animal y ustedes ya no tienen puesto libre… las posibilidades en otros lugares son muy limitadas. ¿Qué hará con el animal si no logra encontrar ayuda?

En Eslovaquia, al igual que en el extranjero, encontrar un lugar para depositar un animal salvaje o una fiera no es nada fácil. Por ello siempre subrayo que en primer lugar hay que prohibir su reproducción. Sé que mucha gente después de no haber encontrado ninguna solución desgraciadamente resuelve el problema con la inyección…

Aunque ustedes no son un jardín zoológico, también están abiertos para el público… ¿Que ofrecen a sus visitantes?

Claro,el dineroobtenido de los billetes de entrada nos ayuda a financiar el parque. Pero nosotros, más que exponer exclusivamente a los animales, nos empeñamos en educar y concienciar a la gente. Por ejemplo, mientras nuestros cuidadores dan de comer a los animales, explican a la gente la historia de un animal en concreto, su ambiente de proveniencia, etc. Además de ello, delante de cada recinto tenemos varias tablas informativas e información relacionada con los padres adoptivos del animal.

¿Ustedes realizan también la adopción a distancia de los animales?

Sí, la adopción a distancia representa también una de las fuentes de financiación de nuestro parque. En nuestra página web publicamos tanto una breve historia de cada animal, como información sobre las posibilidades de adopción y sobre sus padres adoptivos. Puesto que tenemos también la versión en inglés de nuestro web, hemos conseguido encontrar varios padres adoptivos entre los extranjeros. El importe de las contribuciones empieza con 50 euros por año. Los padres adoptivos suelen venir a ver a sus hijos adoptivos con más frecuencia, por supuesto.

Malkia park
Stiahnuť audio súbor


Ladislava Hudzovičová

Emisión en directo / Živé vysielanie
??:??