Visitamos la fortaleza de Komárno

Turismo

Visitamos la fortaleza de Komárno

06. 06. 2017 11:55

La ciudad de Komárno atrae a los turistas con su puente histórico sobre el río Danubio que representa también un importante paso fronterizo hacia Hungría, luego con una atracción que forma parte de los monumentos europeos - la plaza que lleva el nombre de Patio de Europa formada por una serie de 45 casas que representan varios países europeos y finalmente también con su antigua fortaleza que aspira a ser inscrita en el listado del patrimonio de la humanidad de la UNESCO. Para presentarles este monumento cedemos inmediatamente la palabra a su guía.

Nuestra fortaleza forma parte del sistema de defensa más grande en Europa Central. Ha sido construida en el siglo XVI con la capacidad de alojar a 200 mil soldados. Si bien la parte central se halla en el territorio de Komárno una gran parte del sistema de fortificación se extiende por la orilla derecha del Danubio, es decir, en el territorio de Hungría. Entre los monumentos más importantes de nuestra fortaleza están las puertas de Leopoldo y Ferdinand. La primera representa la entrada en la parte más nueva que tiene la forma de una corona real y la segunda, en la parte más antigua, representa la forma de una tortuga. Sobre el portón de Ferdinand, bajo el escudo de los Habsburgos está escrito Ferdinand - cesar romano y alemán, rey húngaro y checo, heredero del trono español, príncipe de Austria y de Borgoña, MDL - que significa 1550. Este portón es el orgullo de nuestra fortaleza. También forman parte de esta fortaleza los bastiones construidos más tarde, en el siglo XIX, que circundan también la ciudad. En el pasado el sistema completo se consideraba una construcción defensiva muy avanzada que protegía el puente sobre el Danubio. Tengo que destacar que nuestra fortificación se halla en un buen punto estratégico, es decir, en el lugar donde el río eslovaco más grande, Váh, desemboca en el río Danubio.

No solo la fortaleza sino toda la ciudad de Komárno se extiende por la ribera de los ríos Danubio y Váh, en la región de Nitra, en el sur de Eslovaquia. Se encuentra frente a la ciudad de Komárom. La antigua Komárom fue dividida y repartida entre Hungría y Checoslovaquia después de la Primera Guerra Mundial, en 1920, debido al Tratado de Trianon. Tras la división, la parte que quedó en la zona húngara lleva el nombre húngaro, Komárom, mientras que la otra mitad, en Eslovaquia, recibió el nombre en eslovaco, Komárno.

Como pueden notar ustedes, una gran parte de la fortaleza está pintada de un color rojo muy intenso. Eso nos recuerda al ejército rojo que estuvo aquí por un largo periodo - entre los años 1968 y 1991. Durante esos años, en la parte eslovaca de la fortificación, había cerca de 7 mil soldados rusos. La ciudad adquirió del ejército eslovaco esta fortaleza en el año 2003.

Komárno es el principal puerto eslovaco en el Danubio, así como el centro de la comunidad húngara en Eslovaquia, ya que aproximadamente el 60% de la población tiene ese origen. Pero regresamos a la historia y a la visita de la fortaleza militar.

El acceso a la fortaleza estaba protegido no solo por la presencia de dos grandes ríos, sino también por dos líneas de fosos llenos de agua situados entre las murallas y los portones. En la parte nueva de la fortaleza se hallan dos edificios militares construidos durante las guerras napoleónicas entre los años 1810 y 1815.

La fortaleza de Komárno es un conjunto de construcciones muy complejas, construidas y perfeccionadas con el tiempo. Allí se alternan los sistemas de defensa más avanzados con los más sencillos y más antiguos, pero siempre eficaces.

Nos encontramos en el lugar donde se situaba el foso que separaba la parte vieja de la nueva. Este foso era muy largo y tenía 6 m de profundidad. Junto a la parte que estaba sumergida en el agua las murallas tenían hasta 10 m de altura. La fortaleza estaba protegida de tres líneas que formaban un triángulo. Por un lado, estaba el río Danubio, por el otro el río Váh y por tierra se encontraba este tipo de foso, muy profundo. Este sistema de defensa fue originalmente diseñado contra los turcos. Hay que destacar que una gran parte de los combates se llevaban a cabo en el agua, puesto que los turcos llegaban en barco por el río.

Construida como fortaleza contra las invasiones turcas. Sin embargo, sus paredes conocían muy bien también los soldados de otras épocas de nuestra historia.

Entre los años 1950 y 1954 esta fortificación sirvió de sede para el internamiento de los llamados "pétépák". Luego estuvo aquí el ejército checoslovaco y más tarde, desde el año 1968, lo alternó el ejército rojo. Éste permaneció aquí durante 23 años.

Batallones técnicos auxiliares (PTP - es la sigla en eslovaco) fueron unidades del Ejército Checoslovaco Popular que existían entre los años 1950 y 1954. En ellos fueron internados los ciudadanos políticamente poco fidedignos. Los miembros de los llamados campos PTP fueron destinados para realizar trabajos muy duros y peligrosos. Durante los 4 años de su existencia que naturalmente fue contradictoria con varias convenciones internacionales, pasaron por estos campos PTP cerca de 60 mil personas. Continuamos en la visita.

Esta es una de las típicas habitaciones de la fortaleza. Durante los tiempos del imperio austro húngaro en este cuarto dormían 14 soldados. Luego, después de la primera guerra mundial, estuvo aquí el ejército checoslovaco que con las camas de dos pisos llegó a ubicar en estos cuartos hasta 28 soldados. Y más tarde, cuando vino el ejército soviético tenían que caber en cada habitación hasta 35 soldados. Originalmente todo el suelo era de parquet de madera y las galerías exteriores que conectaban el patio con las habitaciones fueron abiertas. El ejército rojo llenó las arcadas primeramente con las rejas y luego con el vidrio, para mantener más calor en las habitaciones durante el invierno.

La palabra que más podría caracterizar este monumento histórico es la inexpugnabilidad. Sin ella, quizás nuestro territorio hoy en día formaría parte de Turquía.

Nec arte, nec marte... ni con el ardid, ni con la fuerza... es el lema de esta fortaleza que pone énfasis en la inexpugnabilidad de la misma. En el año 1594 cuando los turcos intentaban conquistar la fortificación, en esos tiempos la parte nueva de la construcción aún no existía, la asediaban durante un mes entero y eso sin llegar a algún resultado. Hay que decir que fuera se encontraban cerca de 100 mil soldados turcos y dentro solo 10 mil. Por supuesto, tenían una despensa suficiente de comida y puesto que existían varios pozos de agua dentro de la fortaleza, tenían también el agua suficiente para sobrevivir el asedio. Todo esto confirma el hecho de que la fortaleza - tanto la selección del lugar como el tipo de edificación - fue muy bien construida.

La fortaleza de Komárno
Stiahnuť audio súbor

Ladislava Hudzovičová Foto: TASR

Emisión en directo / Živé vysielanie
??:??