Herec
Herec

Los roedores se comieron casi la mitad de la producción agraria

Los roedores se comieron casi la mitad de la producción agraria

Galéria

El topillo campesino (Microtus arvalis) es una especie de roedor de la familia Cricetidae ampliamente extendida por Europa y algunas zonas de Asia. El año pasado su reproducción excesiva ha provocado daños enormes a los agricultores eslovacos, que ascienden a varios millones de euros. Por ejemplo, en la región de Trnava estos animalitos se comieron casi la mitad de la producción de diferentes plantas y productos agrarios. En la actualidad el problema se está solucionando con la ayuda de aves de rapiña.

Una de las peores situaciones que hemos registrado recientemente en nuestro país es en los cultivos sembrados en los campos que rodean el pueblo de Dolný Lopašov. Concretamente se trata de la producción de trigo y de la colza. La tierra allí está llena de agujeros en los que viven los topillos. Habla Peter Urban, agrónomo de la cooperativa agraria local.

Aquí usted puede ver más de treinta agujeros en una superficie de aproximadamente un metro cuadrado. Los encontramos en los cultivos de casi todos los tipos de plantas agrarias que se usan como forraje para los animales. Ellos viven tranquilamente su vida debajo de estos huecos reproduciéndose muy rápidamente… claro, si lo comentamos de manera decorosa. Y luego, de vez en cuando suben a la superficie para comerse estas plantas.

El tamaño de los daños nos lo confirmó también Peter Nižňanský, presidente de la cooperativa agraria de Vrbové.

El año pasado fue desde el punto de vista climático demasiado seco y por eso fue ideal para la vida y reproducción de los roedores. La situación empezó a ser extremadamente crítica en el momento en que nos dimos cuenta de los daños y comenzamos a monitorearlos. Observando la superficie desde el aire, con drones, por ejemplo, pudimos ver la gravedad de la situación y las manchas extensas de la producción deteriorada.

Los agricultores ya no calculan los daños en miles de euros, sino en millones. Jana Holéciová, portavoz de la Cámara agraria y alimenticia de Eslovaquia.

La mayoría de los daños ya ha sido notificada en la cartera de Agricultura. Según los primeros cálculos en total debería tratarse de más de 13,5 millones de euros. En realidad esta cifra aún podría aumentar.

Para luchar contra los roedores en los campos los agricultores siguen arando la tierra, usan productos químicos, pero también las aves de rapiña. En este último caso se trata de aves que son realmente devoradoras. Habla Roman Slobodník, organización "Protección de las aves de rapiña en Eslovaquia".

Durante el período en el que las aves de rapiña tienen a los críos en su nido, a los que obviamente tienen que alimentar bien, llegan a cazar hasta 30 roedores al día. Estos datos los obtenemos de las trampas fotográficas que son cámaras de vigilancia, compactas e independientes. Por lo general, se utilizan al aire libre para una vigilancia discreta.

La eficacia del uso de las aves de rapiña en la lucha contra los topillos campesinos la confirmó también Jana Holéciová, portavoz de la Cámara agraria y alimenticia de Eslovaquia.

En lo que se refiere a la utilización de las aves de rapiña, tenemos una excelente respuesta de parte de los agricultores. Ellos lo único que tienen que hacer es clavar palos en forma de T en varios puntos del campo, de tal manera que encima del palo pueda posarse un águila, un busardo ratonero, un halcón u otra ave de rapiña. Monitoreando las regiones más afectadas por la presencia de los roedores pudimos notar que ya varias cooperativas agrarias se han equipado de estos palos especiales y que a menudo hay aves de rapiña allí observando cuidadosamente su territorio.

Los zoólogos coinciden en la idea de que es necesario que los agricultores colaboren con los ornitólogos desde el invierno. Justamente para evitar que en primavera aparezca una explosión reproductiva de los roedores.

Los roedores se comieron la producción agrícola

Ladislava Hudzovičová