Pečie celé Slovensko 2. séria
Pečie celé Slovensko 2. séria

El río Slaná vive una catástrofe medioambiental

El río Slaná vive una catástrofe medioambiental

A mediados de febrero el río Slaná que pasa por las regiones de Hont y Gemer, situadas en la región administrativa de Banská Bystrica, más precisamente en la zona fronteriza con Hungría, se tiñó de rojo y continúa siendo rojo hasta hoy día. La causa de esta catástrofe medioambiental fue la fuga de aguas mineras de una antigua mina de hierro perteneciente a la empresa Siderit, que funcionó en la localidad de Nižná Slaná, en el distrito de Rožňava, hasta 2008.

Slaná_catástrofe medioambiental Máte problém s prehrávaním? Nahláste nám chybu v prehrávači.


Un estudio ictiológico ha demostrado que el río está de hecho muerto. Los resultados de los análisis del agua del río mostraron una superación del nivel de hierro de 12 veces. Los análisis de las muestras del agua también confirmaron niveles elevados de manganeso, sulfatos y arsénico.

El río Slaná, en español Sajó o Salado, es un río que nace en Eslovaquia y desemboca en Hungría. Su longitud es de 229 km, de los cuales 110 km están en Eslovaquia. Su fuente se halla en las montañas de Stolické vrchy, en la pendiente septentrional del monte Stolica, que tiene 1476 m de altura sobre el nivel del mar. Fluye a través de la ciudad eslovaca de Rožňava y la húngara de Miskolc. Desemboca al río Tisza cerca de Tiszaújváros.

Ya en febrero llamó la atención sobre este problema Orosz Örs, vicepresidente de la Coalición de la Comunidad Húngara. Según él, nadie estaba resolviendo los problemas del río Slaná. "Derramamos mil litros de agua contaminada del río Slaná frente al Ministerio de Medio Ambiente el 6 de mayo porque es inaceptable que el agua tóxica de la minería haya llegado al río durante 74 días, nadie se responsabiliza de ello y hasta el día de hoy no ha habido ningún cambio fundamental en el asunto", dijo publicando las respectivas fotos en la red social. A veces los problemas empiezan a solucionarse cuando ya traspasan las fronteras del país. Dado que la cuestión del río Slaná también ha llegado al Parlamento húngaro. Hungría exige y espera la cooperación de Eslovaquia en la eliminación de la catástrofe ecológica. Así pues, en mayo ya aparecieron en el lugar de la mina desde la cual surge el agua contaminada las unidades de socorro minero. Habla su jefe, Marián Paulík.

Calificaría esta intervención “de anormal o no estándar”, puesto que tuvimos que bajar en un tramo de 1730 m de una mina abandonada desde hace varios años. Fue realmente un socorro muy difícil. Si pensamos en la presión atmosférica de hoy, después de atravesar los 1330 metros el aire ya empezaba a ser bastante sofocante.

A principios de marzo, el Departamento del Medio Ambiente de la Oficina del Distrito de Rožňava, informó que hasta aquel momento no se había registrado ninguna mortandad de peces en el curso de agua. Sin embargo, un empresario privado interesado en instalar una piscifactoría en la zona de Betliar inició un estudio ictiológico del agua del río Slaná. Y la Asociación de Pescadores utilizó esta encuesta para sus propias necesidades, es decir, para confirmar la desaparición de peces y otros animales acuáticos en el tramo del río situado por debajo del desagüe de la mina. El resultado fue sorprendente, en tres puntos de unos cien metros del río no se encontró ni un solo pez. No había truchas, ni bagres, ni tímalos, que se supone que constituyen el grueso de este río truchero. Continúa el jefe de los socorristas mineros, Marián Paulík.

La solución técnica que hemos propuesto para aplicar es la deviación del flujo del agua minera dirigiéndola a una galería de otra mina abandonada cuyo nombre es Jozef. Por supuesto, no es una solución fácil, porque incluye la realización previa de una inspección detallada y un reforzamiento de la galería.

Como y porque terminaron las sustancias nocivas en el río Slaná o como se liberaron de la antigua mina hasta hoy día no na dicho nadie. Por ejemplo, Peter Žitňan, director de la empresa estatal de Rudné bane que administra las minas, preguntó sobre quién financiará todos los trabajos de saneamiento. Como dijo, Rudné bane ni ha causado la avería ni tiene la responsabilidad de ella. Sin embargo, el ministro del Medio Ambiente, Ján Budaj, reaccionó tranquilizando a todos.

Para reparar la avería se usarán recursos financieros de las reservas del gobierno que están destinadas justamente a este tipo de averías e imprevistos.

Aparte del dinero y de los trabajos de socorro la atención debería dedicarse a una solución estable y duradera. Según los expertos, en realidad el problema data del año 2011. Es decir, una seria solución técnica probablemente no logrará realizarse durante las próximas semanas o meses.

Para explicar mejor la situación de contaminación del río Slaná podemos aún mencionar algunas de las observaciones hechas por los biólogos que realizaron la inspección en el río. Los "exploradores" se encontraron con decenas de cangrejos de río muertos. Y otra cosa más que llamó su atención fue que no había ningún enjambre de insectos volando a su alrededor. Esto se debe a que los insectos pasan por etapas larvarias en el agua, pero habían desaparecido por completo en ese tramo del río justo al comienzo de la contaminación. Se trata de los efemerópteros, los renacuajos, los tricópteros o varias mariposas de arroyo, cuyas larvas constituyen el principal alimento de los peces. Jaroslav Šíp, jefe de la Administración del distrito de Rožňava, enfatizó que después de la tercera fase, que será la filtración de las aguas que salen de la mina habrá que abrirse un debate serio para que esta situación no ocurra más en ningún río eslovaco.

Es necesario filtrar el agua saliente de la mina, que es bastante costoso. Actualmente se está intentando, reducir el flujo de agua limpia hacia la mina, concretamente modificando la tubería dañada que desviaba el agua del manantial en el 6º estrato del suelo fuera de la mina. Aunque probablemente ésta no sea la única fuente de agua que entra en la mina de 360 metros de profundidad. Y si finalmente el agua de la mina dejara de fluir hacia el río, se necesitará al menos un año para que el fondo se limpie de sedimentos nocivos y algunas larvas de insectos vuelan a su hábitat bajo las piedras. Sólo cuando la base alimenticia esté totalmente restaurada podrán repoblarse artificialmente algunas especies de peces, pero algunos de los llamados peces de segunda fila que no se crían comercialmente tendrán que volver por sí solos desde los afluentes y tramos aguas arriba. En lo que atañe a los cangrejos de río, en este caso estamos hablando de un plazo de más de cinco años.


Ladislava Hudzovičová, Foto: TASR

Živé vysielanie ??:??

Práve vysielame