KEŽMAROK – 4ª. RONDA DEL CONCURSO “CASTILLOS DE ESLOVAQUIA”

KEŽMAROK – 4ª. RONDA DEL CONCURSO “CASTILLOS DE ESLOVAQUIA”

Llega otro nuevo principio de mes, y como siempre les ofrecemos otra ronda de nuestro concurso "había una vez un castillo" en el marco del cual pueden Ustedes conocer leyendas diversas, ligadas todas ellas a uno de los castillos, con los que también les ofrecemos la posibilidad de tomar parte en uno de nuestros concursos y de descubrir cosas interesantes sobre la historia y cultura de Eslovaquia. Además de, también, aprovechar la ocasión para obtener algún regalo de nuestra emisora. Este año, con la escucha del programa del primer sábado de cada mes ustedes podrán conocer 10 castillos eslovacos, así como algunas interesantes leyendas relacionadas con ellos. De esta manera, en las 10 rondas programadas les presentaremos los castillos de Čachtice, Trenčín, Likava, Kežmarok, Červený kláštor, Spiš, Orava, Bojnice, Beckov y Devín. Les invitamos a descubrir las diez historias de amor y odio que se esconden detrás de cada uno de ellos. En las primeras rondas les hemos presentado los castillos de Čachtice, Trenčín y Likava, continuando hoy, en esta cuarta ronda, con el de Kežmarok, preparada por nuestra compañera de la redacción francesa, Kristína Hanaková.

Sin embargo, antes de dar paso a la cuarta ronda, lo que haremos será ofrecerles la respuesta de la ronda tercera y, lógicamente, conoceremos el vencedor de la misma, elegido al azar por la mano inocente de nuestra directora de producción Slávka Rybárová. La pregunta era: ¿Pudo haber estado preso en el castillo de Likava el bandolero Janošik??Y la respuesta era...No, no pudo haber estado preso. Y el nombre del afortunado vencedor de esta ronda, y que por tanto recibirá nuestro obsequio es…atención…

….Ceferino Campmajó, que nos escribe y escucha desde la ciudad de Rosario, en Argentina. Así pues… ¡Enhorabuena Ceferino!

Los castillos y palacios son el verdadero tesoro histórico de Eslovaquia. Desafortunadamente, en su mayor parte solo quedan de ellos unas ruinas y muchas personas no tienen ni idea de los tesoros que alguna vez escondieron. En su momento fueron sedes de famosos gobernantes, señores y nobles. Sobrevivieron a tiempos de gloria, batallas e invasiones del enemigo. Fueron testigos de heroicas batallas y actos heroicos e históricos. Y casi todos ellos están llenos de leyendas y narraciones. Hoy, una de estas leyendas nos llevará hasta la zona bajo los Tatras, concretamente a la ciudad de Kežmarok, donde se encuentra el único castillo completamente conservado de la región de Spiš. Parece ser que en él estuvo alguna vez encerrada Beata Laska porque, supuestamente pecó contra la moral de su esposo.

Según el arqueólogo Michal Slivka de la Universidad Comenius de Bratislava, en el territorio del este de Eslovaquia, había, a finales del siglo XX, más de 100 castillos, palacios o residencias. El más conservado y uno de los más interesantes es, sin duda, el castillo de Kežmarok. Lo que de este castillo interesó al arqueólogo Michal Slivka nos lo explicará el propio interesado.

Cuando concebimos la publicación "Castillos de Eslovaquia Oriental" nos detuvimos en el hecho de que este castillo de Kežmarok no es un castillo normal, sino que le dimos la categoría de fortaleza. De hecho, es un castillo que se encuentra unido a la ciudad en la que se encuentra, resultando una fortificación urbana.

La directora del museo que se encuentra en el propio castillo de Kežmarok, Erika Cintulová aclaraba que el castillo de Kežmarok es excepcional también porque no se encuentra en ningún acantilado o colina, solo en una pequeña cumbre. Pero eso no es todo.

Otra de sus particularidades, y a la vez rarezas, es que se trata de uno de los pocos castillos de Europa Central conservados. Evidentemente también este castillo sufrió adversidades diversas, sufrió diversos incendios, lo que pueden ver sus visitantes. Pero la verdad es que después de su última reconstrucción el castillo se encuentra radiante, es precioso, cosa que los turistas y visitantes valoran, así como el hecho de que puedan ver algo así en la región de Spis. Y otra de sus características es que se encuentra exactamente en el centro de la ciudad.

En 1461, el rey Matej Korvín pidió al capitán del norte del reino de Hungría, Štefan Zápoľský, que construyera un castillo bajo los Tatras para proteger los intereses de dicho reino de Hungría. La elección de la ubicación recayó en Kežmarok. Posteriormente, Matej Korvín donó el castillo a Zápoľský. En 1528, el hijo de Štefan, Ján, dedicó el castillo al noble polaco Hieronymus Lasky por su ayuda militar y valiosos servicios diplomáticos. Al año siguiente, su hijo y heredero, Albert Lasky nació en el castillo de Kežmarok. Sin embargo, éste fue muy derrochador, por lo que tuvo eternamente problemas económicos. Pero acertó a resolver, al menos temporalmente, su crisis económica casándose con la polaca Beata Koscielecka, rica viuda del príncipe ruso Ilya Ostrogsky.

La noble señora del castillo quedó encantada con los picos de los Altos Tatras desde el primer día de su llegada a Kežmarok, y como no le faltaba curiosidad y coraje, en 1565 se fue de excursión a las cercanas montañas nevadas, ahora llamadas Altos Tatras. Cuando Beata regresó a casa de su excursión al Zelený ples, el Lago verde, tres días después, su enojado marido la estaba esperando en la puerta del castillo de Kežmarok. Continúa Zuzana Brišáková, profesora y guía en el castillo de Kežmarok.

Y éste, su marido, tras el regreso de Beata de su excursión la acusó de infidelidad y la mandó encerrar en el castillo de Kežmarok durante once largos años. Pero la intención real de Albert era otra, ya que, dado que ella era veinte años mayor que él y era una viuda rica, su intención era la de poner toda su riqueza a nombre de él y quedarse con todo, para lo que utilizó esta excursión como pretexto. Estuvo encerrada en la torre del castillo y se dice que solo tenía una ventana para poder ver sus amadas montañas de los Tatras, las que ya nunca más pudo visitar personalmente.

Beata Laska estuvo presa prácticamente hasta su muerte. Sin embargo, difieren las versiones sobre dónde murió en realidad. Según las fuentes que encontramos en el museo del castillo de Kežmarok, supuestamente murió en una Institución para Enfermos Mentales, en la ciudad de Košice. Sin embargo, los polacos afirman que regresó a Polonia y murió allí. ¿Pero qué suerte corrió su marido Albert Lasky? Parece ser que éste echó a perder todas sus propiedades y finalmente también perdió el castillo de Kežmarok.

Según la guía del castillo, hay diversas evidencias de que esta señora vivió realmente en el castillo de Kežmarok. Incluso está registrado que Albert iba a traspasar todas sus riquezas y posesiones precisamente el día anterior a la excursión de Beata a las montañas de los Tatras. Y, además, los visitantes que acuden al castillo de Kežmarok pueden todavía ver en él una interesante curiosidad... ¡Una réplica de su equipo de senderismo!

En el castillo de Kežmarok podemos mostrar a los visitantes una réplica de la ropa que posiblemente llevaba en el momento de irse a los Tatras. Esta réplica de su vestimenta ha sido realizada por la historiadora polaca Maria Molenda. E incluso un mapa de la zona del Lago Verde, dado que esta zona perteneció en el pasado al territorio de la ciudad de Kežmarok.

También es conocida y famosa en el castillo de Kežmarok otra leyenda, la de la misteriosa Dama Negra. Su nombre sigue siendo desconocido hasta el día de hoy, pero se supone que se trataba del ama de llaves que debía de cuidar de los objetos de valor del señor del castillo.

Dado que poseía llaves de todas las estancias del castillo, tenía acceso a la mayoría de las zonas de este. Así que cuando el señor del castillo, Imrich Tököly tuvo que huir de los soldados del emperador se detuvo en el castillo, ya que quería recoger todas sus cosas de valor. Sin embargo, no las encontró. Así que empezó a pensar que había sido su ama de llaves quien le había engañado y robado y la maldijo, de manera que ella, no encontrase descanso ni después de la muerte. Por ello se dice que sigue vagando por los pasillos y habitaciones del castillo, que es posible escuchar ruido de llaves moviéndose, y se pueden ver sombras de alguien vestido de negro, que pertenecerían a esta Dama de Negro.

¿Esta leyenda interesa a los visitantes del castillo tanto como la de la primera excursionista de los Altos Tatras, nuestra protagonista de hoy, Beata Laska?

Sí, seguro que sí. Precisamente son estas leyendas las que más interesan. A menudo los turistas se acercan a nosotros, las guías del castillo, antes de empezar la visita guiada y nos preguntan si podremos explicarles algo más sobre estas leyendas, que han leído sobre ellas, si son verdad, y en qué lugar exacto de la torre estuvo encerrada Beata. Pero también les fascina nuestro castillo en sí, el hecho de que se encuentre cerca del centro de la ciudad, les gustan las vistas que desde él se pueden ver y especialmente las vistas que hay desde la torre del castillo, desde la que se puede ver no solamente la ciudad de Kezmarok, sino también los Altos Tatras.

Para finalizar podemos añadir que en la actualidad se encuentran diversas exposiciones de carácter permanente en las instalaciones del castillo de Kežmarok, que tienen no solo un carácter y un significado regional sino también internacional. Documentan el desarrollo de la ciudad de Kežmarok desde los primeros tiempos hasta los 20-30 años del siglo XX.

Así que, si han escuchado con atención, queridos radioyentes, seguro que les será sencillo contestar a la pregunta de esta ronda. Ahí va: ¿Por qué razón maldijo a su ama de llaves el señor del castillo, Imrich Tököly?Repetimos. ¿Por qué razón maldijo a su ama de llaves el señor del castillo, Imrich Tököly? Nos pueden enviar la respuesta hasta el próximo lunes 31 de mayo, a la dirección siguiente:

RTVS - Radio Eslovaquia Internacional. Redacción en lengua española

Mlynská dolina,

845 45 Bratislava

República Eslovaca.

O por supuesto, también a nuestra dirección de correo electrónico: rsi_spanish@slovakradio.sk y en nuestras redes sociales… ¡Mucha suerte a todos!

KEŽMAROK – 4ª. RONDA DEL CONCURSO “CASTILLOS DE ESLOVAQUIA”

Hilari Ruiz de Gauna i Torres Foto: TASR