Fenomén21
Fenomén21

Séptima ronda ”El Castillo de Orava”

Séptima ronda ”El Castillo de Orava”

Ya está aquí el primer sábado del mes de agosto y con él una nueva ronda de nuestra competición "Había una vez un castillo", en el marco de la cual ustedes podrán conocer varias leyendas, todas ligadas a un castillo en concreto, y descubrir cosas interesantes sobre la historia y cultura de Eslovaquia. Por otro lado, el radioyente que sea elegido vencedor en el sorteo de cada ronda recibirá un pequeño obsequio de nuestra emisora. En las 10 rondas que han sido programadas hablamos de los castillos de Čachtice, Trenčín, Likava, Kežmarok, Spiš, Orava, Bojnice, Beckov, Devín y del monasterio Červený kláštor.

Sin embargo, antes de dar paso a la séptima ronda, conoceremos el nombre del vencedor de la anterior. La pregunta que formulamos el mes pasado fue: ¿Con qué ocasión el dueño del Castillo de Spiš, Felipe, mató sin querer al joven duque de Stará Ľubovňa?

Y la respuesta es: Durante la cacería.El nombre del afortunado vencedor, y que por tanto recibirá un obsequio de nuestra emisora es Jorge Bustos Alarcón de Talagante, Chile. Enhorabuena, querido Jorge. ¡Qué disfrutes de nuestro lindo obsequio!

Antes de meternos en la séptima ronda, les quiero repetir las informaciones básicas acerca de nuestro concurso del año 2021. Desde febrero hasta noviembre, siempre el primer fin de semana de cada mes, ustedes pueden participar en nuestra competición, que los lleva en el tiempo varios siglos atrás, a una tierra llena de amor y odio. Esta ronda ha sido preparada nuevamente por nuestra colega Kristína Hanáková, de la redacción francesa. Escuchen con atención para que puedan contestar correctamente la pregunta que formularemos al final de cada ronda. ¿Estás listo? ¡Pues, adelante!

Tal y como les muestra nuestro concurso, el verdadero tesoro histórico de Eslovaquia son sus castillos y palacios. Cuando uno cruza nuestro país, los ve cada rato, siendo puntos dominantes maravillosos del paisaje. Desgraciadamente la mayoría de ellos están arruinados. Esconden historias increíbles, captadas a menudo en las leyendas fantásticas. Hoy viajaremos a la región de Orava, donde se halla el castillo del mismo nombre: de Orava. Según cuenta una leyenda, este castillo sigue habitado por la Doncella Blanca. Les contaremos también algo sobre el origen del castillo, ya que hay rumores de que lo construyó el propio Lucifer.

El castillo de Orava es uno de los castillos eslovacos mejor conservados. Fue construido como "un nido de águilas", o sea en el tope de la roca de caliza que se yergue sobre el río Orava. No cabe ninguna duda de que se trata de uno de los monumentos históricos más bellos en nuestro territorio. Mária Jagnešáková, directora del Museo de Orava de Pavol Országh Hviezdoslav, nos informa de que la primera fuente escrita sobre el castillo data del año 1267:

"El aspecto actual del castillo se lo debemos al palatino Juraj Thurzo. El orgullo de nuestra fortaleza es la capilla de San Miguel, en la que se hallan varios objetos valiosos, como por ejemplo retratos renacentistas de Thurzo y de su esposa Isabel. Con toda probabilidad se trata del único retrato del palatino en nuestro país. He de destacar el precioso palacio de Thurzo, recién restaurado y único a nivel europeo. En nuestra cámara del tesoro se hallan vestidos históricos del siglo XVI o un excepcional anillo renacentista con diamante".

Si el tiempo nos lo permitiera, podría ofrecerles ahora un montón de informaciones interesantes en torno a este precioso lugar. Sin embargo, he de elegir solo un par de curiosidades. Por ejemplo, cabe destacar que el castillo nunca fue conquistado. Como ejemplo de una de las pocas fortalezas de este tipo está cubierto de ripias de madera. Está formado por 27 partes, cuenta con 756 escaleras y 155 salas. Lo que sí conquistó el castillo, fue el incendio del año 1880. Tras aquella catástrofe este lugar empezó a presentar un ambiente bastante oscuro y tétrico, aunque muy inspirador para varios cineastas.

"La película más famosa de las que fueron rodadas aquí seguramente es Nosferatu, el vampiro. Murnau la rodó en Orava en 1921. A esta película le dedicamos una exposición particular, titulada Mediateca. Además de esta obra han sido realizadas aquí más de 15 películas y cuentos de hadas. Este número tan elevado no es nada habitual en comparación con otros castillos eslovacos", afirma Jagnešáková.

Gracias a la mencionada película, adaptación de la famosa novela de Bram Stoker, Dracula, el castillo inmediatamente consiguió fama mundial. Varias historias sobre diversos fantasmas y algunos escalofriantes testimonios de la gente que trabajaba en el castillo se divulgaron a alta velocidad y atrajeron el interés de expertos extranjeros. Incluso unos cazadores de fantasmas de los EE UU vinieron a Orava para investigar fenómenos paranormales, utilizando varios instrumentos, basados en los principios de la medición de calor y frecuencias. Según confesaron, todo el tiempo tuvieron la sensación de que estuvieron rodeados de algo indefinible. Oyeron diversos sonidos que no supieron identificar.

Aparte de los investigadores norteamericanos, también los mismos empleados del castillo y algunos visitantes han sido testigos de diversos fenómenos paranormales. Un día, un guardián durante su jornada nocturna vio una luz rara que se movía. Le pareció como una figura que llevase una vela encendida. Eso ocurrió en la parte más antigua del castillo, la que también es conocida como la zona donde los visitantes más a menudo tienen una sensación extraña y pesada. En esta parte aun un par de veces alguien movió el mobiliario, como si estuviera alojado aquí y quisiera cambiar el equipamiento.

Como ya han comprobado por las seis rondas pasadas, cada castillo está vinculado con al menos dos leyendas de aventuras. El Castillo de Orava no es ninguna excepción. Sobre las leyendas más famosas nos ha habló Miroslava Murínová del departamento de márquetin del Museo de Orava de Pavol Országh Hviezdoslav, que se halla en la ciudad de Dolný Kubín:

"La leyenda más famosa es, sin lugar a dudas, la de la doncella de este castillo. En realidad se trataba de la esposa del hidalgo Donč. Su triste historia tiene raíces en las grandes diferencias entre sus respectivas personalidades. Mientras que Donč fue un hombre violento, su esposa fue amable, cordial y tenía muy buenas relaciones con sus sirvientes. Una vez, el Día de los Santos, Donč quiso castigar cruelmente a una de las sirvientas, lo cual su esposa no pudo permitir. La señora quiso impedirlo, sin embargo Donč, consumido por la ira, le cortó una mano, en vez de a la sirvienta. Se dio cuenta de su acto solo después de calmarse, no obstante ya no pudo ayudar a su esposa, que estuvo sufriendo dolores tremendos desde el Día de los Difuntos hasta el Día de Ramos, cuando falleció".

Tras la muerte de la dueña del castillo, Donč no dejó de sufrir durante tres años, hasta fallecer de tanta tristeza. Se dice que hasta el día de hoy es posible ver a la Doncella Blanca, esposa difunta del hidalgo Donč, paseando por el castillo, sobre todo el Día de Difuntos y el Día de Ramos. La gente cree que la Doncella Blanca quiere perdonar a su grosero esposo.

No menos atractiva es la leyenda sobre el origen del castillo. Según se cuenta, en Orava vivió un tal señor Marek que poseía mucha riqueza y un día le entró la inmensa gana de tener también un gran castillo. Miroslava Murínová continúa hablando:

"Cuando un día vino a Orava y vio esta roca caliza se prometió a sí mismo que, aunque se lo tuviera que pedir al propio Lucifer, tendria aquí un castillo majestuoso. Justo al acabar de pronunciar estas palabras, apareció a su lado el diablo con una oferta típica de las fuerzas malévolas. El diablo le ofreció construir el castillo, pero a cambio le pedía su alma. Marek consintió diciendo: "Si me construyes el castillo dentro de siete días y siete noches, puedes tomar mi alma para los siguientes 77 años". En verdad, el diablo no dejó de trabajar durante siete días y siete noches, esforzándose en finalizar la construcción de la majestuosa fortaleza sobre la roca empinada".

Al diablo le iba muy bien, y viéndolo, Marek empezó a temer las consecuencias de su acuerdo. Su corazón se hundía cada vez en una mayor ansiedad. No le quedaba otra que rezar y pedir a Dios que le ayudase y lo salvara del infierno. ¿Cómo terminó aquella espantosa historia? Nos responde Miroslava Murínová:

"A Lucifer le quedaba una última cosa: levantar para arriba una roca pesada. Estaba a punto de conseguirlo cuando un gallo despertó con su canto el octavo día. El diablo tuvo que liberar al asustado Marek y, cabreado, soltó también la gran piedra. Esta cayó al río Orava, donde se halla incluso hoy. Todos la conocen con el nombre de Piedra de Marek".

Para concluir nuestro tema de hoy, me gustaría añadir que en el Castillo de Orava se organiza con regularidad un programa dedicado exclusivamente a las leyendas vinculadas con este sitio. Durante este evento los actores escenifican fábulas en las salas del castillo, siendo la leyenda sobre la Doncella Blanca siempre la más pedida y predilecta.

Si han escuchado con atención, serán capaces de responder la pregunta de esta ronda, que dice así: ¿Qué tiempo le prometió el diablo al señor Marek que iba a durar la construcción del Castillo de Orava? Repito: ¿Qué tiempo le prometió el diablo al señor Marek que iba a durar la construcción del Castillo de Orava?

Nos pueden enviar su respuesta antes del próximo 30 de agosto, a la dirección siguiente:

RTVS - Radio Eslovaquia Internacional. Redacción en lengua española

Mlynská dolina, 845 45 Bratislava

República Eslovaca

Nuestro correo electrónico es rsi_spanish@rtvs.sk También atendemos sus respuestas por facebook o twitter. ¡Mucha suerte a todos, amigos!

Ronda número 7 Máte problém s prehrávaním? Nahláste nám chybu v prehrávači.


Mária Mangová Foto: TASR