Fenomén21
Fenomén21

Competición “Había una vez un castillo...” Octava ronda: Castillo de Bojnice

Competición “Había una vez un castillo...” Octava ronda: Castillo de Bojnice

Ya está aquí el primer sábado del mes de septiembre y con él una nueva ronda de nuestra competición "Había una vez un castillo", en el marco de la cual ustedes podrán conocer varias leyendas o historias, ligadas todas a un castillo. Por otro lado, también les brindaremos la posibilidad de participar en el concurso y descubrir cosas interesantes sobre la historia y cultura de Eslovaquia. El vencedor de cada ronda programada recibirá un pequeño regalo de la emisora.

Sin embargo, antes de dar paso a la octava ronda, conoceremos el nombre del vencedor de la anterior. La pregunta que formulamos el mes pasado fue: ¿Qué tiempo le prometió el diablo al señor Marek que iba a durar la construcción del Castillo de Orava?Y la respuesta es: El diablo tenía siete días y sus noches para construir el castillo para el Sr. Marek.

El nombre del afortunado vencedor, y que por tanto recibirá un regalo de la emisora es: Enrique Sambataro, de Formosa, Provincia de Formosa, Argentina

Enhorabuena Enrique.

Desde febrero hasta noviembre, siempre el primer fin de semana de cada mes, podrán participar en nuestra competición, que los llevará en el tiempo varios siglos atrás, a una tierra llena de amor y odio. Esta ronda ha sido preparada nuevamente por Kristína Hanáková, nuestra colega de la redacción francesa. Escuchen con atención para que puedan contestar correctamente la pregunta que formularemos al final de la ronda. ¿Estás listo? ¡Pues, adelante!

Los castillos y palacios son el verdadero tesoro histórico de Eslovaquia. De la mayoría, lamentablemente, solo quedan ruinas. En el pasado, fueron la residencia de gobernantes, aristócratas y nobles famosos, sobrevivieron a tiempos de gloria, batallas e invasiones del enemigo. Fueron testigos de heroicas batallas y eventos históricos. Y casi todos están llenos de leyendas y mitos. Hoy visitaremos uno de los castillos más románticos y bellos de Europa Central, el castillo de Bojnice, que esconde no sólo una sino muchas historias.

El Castillo de Bojnice fue construido encima de una colina de travertinos, en la cual anteriormente, en el siglo XI, se alzaba un castillo de madera. En el pasado, fue propiedad de las familias aristocráticas más famosas, siendo los miembros de la familia Palffy sus últimos propietarios. A finales del siglo XIX, el conde Jozef František Palffy le encargó al arquitecto húngaro Jozef Hubert la reconstrucción de esta fortificación según el modelo de los castillos que habían sido levantados en el centro de Francia. Algo muy interesante es que todos los diseños y dibujos provenían de la pluma del propio conde, quien también gestionó todas las obras ejecutadas. Prestemos atención a lo que nos cuenta Petra Gordíková, gerente de promoción del Castillo de Bojnice:

La historia cuenta que el conde Palffy estuvo en Francia y allí se enamoró de una joven condesa de ese país. Con el objetivo de crear las condiciones idóneas para que la condesa residiera en Bojnice, decidió levantar un castillo al estilo francés. Sin embargo, las obras de construcción se prolongaron casi 22 años. Se dice que la condesa no quiso esperar tanto tiempo y contrajo matrimonio con otro aristócrata. La leyenda también narra que el conde Palffy, como signo de su dolor, ordenó colocar una corona de espinas de oro en una de las torres del castillo. Hoy en día, el visitante puede verla desde los alrededores.

Desde el primer momento, el castillo atrae al que llega a Bojnice por su peculiar arquitectura. Pero también es atractivo para los visitantes por las cosas que esconde en su interior, en sus inmensos espacios. Es decir, por la gran cantidad de objetos y colecciones de obras de arte que guarda. Otro elemento interesante es que debajo del castillo hay una cueva. Esta fue descubierta mientras se realizaban labores de limpieza del pozo en los años 50 del siglo pasado.

No se trata de algo exclusivo, dado queesto lo podemos ver en otros castillos y palacios alrededor del mundo, pero tampoco se puede decir que es común y corriente. Las personas que vienen aquí por primera vez se asombran al ver la cueva y las cosas que hay dentro del castillo. En el pasado, es muy probable que esta se utilizara como reserva de agua potable y como sitio de refugio ante determinados peligros.

La etapa en la que el castillo era propiedad de la empresa Baťa, que lo compró tras la muerte del conde Pálffy, también resulta sumamente interesante. Existen dos razones fundamentales. Nuestra guía por el Castillo de Bojnice, la Sra. Gordíková, nos contó que:

Cerca del castillo de Bojnice hay un balneario. La empresa Bata vio en este balneario una gran motivación para adquirir el castillo, ya que podía ofrecer el balneario como beneficio social para sus trabajadores. Otro elemento de motivación fueron los bosques de esa zona, ya que la madera era una de las principales materias primas empleadas por la empresa. Durante ese período, el castillo sirvió de edificio administrativo, de residencia estudiantil o de almacén del fango medicinal destinado a la venta. La empresa además lo utilizó, con fines comerciales, para las celebraciones de bodas.

El 9 de mayo de 1950 el Castillo de Bojnice sufrió algo realmente triste. Los empleados de la empresa constructora Baťa intentaron limpiar las chimeneas, pero como estas estaban muy obstruidas por el hollín, para solucionar el problema decidieron usar una mezcla de aceite y gasolina. Esto, sin embargo, ocasionó una explosión de graves consecuencias, la chimenea se reventó y las chispas cayeron sobre el tejado de madera. Ese, podríamos decir, fue el comienzo de la destrucción.

El fuego se propagó a la velocidad de una rayo y el castillo y sus torres quedaron envueltos en llamas. Las personas de Bojnice se movilizaron inmediatamente y acudieron al lugar en ayuda. Más de 20 unidades de bomberos intervinieron en la extinción del fuego. Tal vez esto que voy a decir cause asombro, pero un año después de aquella tragedia el castillo de Bojnice ya había sido restaurado y estaba abierto nuevamente al público.

Los visitantes del castillo de Bojnice quedan fascinados, entre otras cosas, por los objetos de las colecciones y la relación que estos guardan con algunas historias. Si un objeto está ligado a una historia o leyenda personal, los visitantes inmediatamente se interesan en él y formulan preguntas de todo tipo. En esta oportunidad, la Sra. Gordíková nos ha contado dos leyendas que tienen que ver con el castillo.

Para los radioyentes podría ser atractiva la leyenda de los ducados de Póky, la cual hemos grabado en formato de sonido y puede ser escuchada desde la comodidad del hogar en la página web del museo.

Un anciano, al que se le había negado el acceso a las aguas curativas, maldijo a Póky y los ducados dorados de este último se transformaron en un montón de piedrecillas planas de color gris. Póky comenzó a gritar de ira y las arrojó todas a una zanja. Así pues, hasta el día de hoy, esas piedras rodean el castillo y son recolectadas por los niños.

Otra de las leyendas más populares sobre el Castillo de Bojnice es la que habla de las lágrimas del conde Pálffy.

Al morir el conde, su cuerpo fue trasladado hasta el castillo, donde fue sepultado en un hermoso sarcófago de mármol que había allí. Sus herederos, motivados por la codicia, empezaron a vender parte de la fortuna que el conde había dejado. Vendieron cuadros, muebles, esculturas. Se dice que el conde Pálffy entristeció y lloró por el hecho de que estos no respetaron su última voluntad, ni tampoco permitieron que el público pudiera acceder al castillo.

Otro motivo de tristeza para el conde fue el robo del altar, una de las piezas más valiosas del castillo, que ocurrió en el año 1933. Después de ser encontrado fue llevado a Bratislava y, posteriormente a Praga. Lo curioso de todo esto es que cuando el altar de Bojnice fue devuelto al castillo en 1995 las lágrimas del conde, en forma de gotas pequeñas de agua que corrían por la tapa del sarcófago, se detuvieron. Tal vez, haya algo de cierto en esa leyenda.

Detrás de los muros del Castillo de Bojnice hay muchas más historias y leyendas escondidas. Por ejemplo, la del pozo sin agua, la del pasillo misterioso, la de la dama negra que sigue caminando por el interior de esta fortaleza, la de los tres perros que te dicen el tipo de persona que eres y muchas, muchas más. Pero de ellas hablaremos en alguna otra oportunidad...

Estimados radioyentes, la charla sobre el Castillo de Bojnice está llegando a su fin. Si han escuchado con atención, seguramente no tendrá dificultades para responder de manera correcta la pregunta de esta ronda y que dice así:

¿Cuál fue la última voluntad del conde Pálffy, que no fue respetada por sus herederos?

Nos pueden enviar su respuesta antes del próximo 27 de septiembre, a la siguiente dirección:

RTVS - Radio Eslovaquia Internacional. Redacción en lengua española

Mlynská dolina,

845 45 Bratislava

República Eslovaca.

Castillo de Bojnice_8_kolo Máte problém s prehrávaním? Nahláste nám chybu v prehrávači.


José Portuondo Foto: TASR