MS vo futbale 2022
MS vo futbale 2022

DE LOS TATRAS AL DANUBIO - KYSUCE

DE LOS TATRAS AL DANUBIO - KYSUCE

Galéria

vychylovka.jpg

Este año, en el marco de nuestro concurso De los Tatras al Danubio, les vamos a llevar de viaje por las regiones tradicionales de Eslovaquia. Ya le hemos presentado Spiš, Šariš y Podpoľanie. Antes de continuar en este viaje, he de revelarles la respuesta correcta de la ronda anterior. Quisimos saber ¿Cuántos años hace que permanece inactivo el volcán de Poľana? La respuesta es: El volcán Poľana permanece inactivo desde hace doce millones de años. Y el nombre del afortunado vencedor de esta ronda, y que por tanto recibirá nuestro obsequio es Aderval Limes Gomez que nos escribe desde Brasil. ¡Enhorabuena, querido Aderval!

Hoy les acompañará Mária Mangová y nos dirigiremos al extremo noroccidental de Eslovaquia, donde se encuentra la región de Kysuce. En el viaje desde Bratislava, teníamos dos opciones: entrar en esta región por el sur, desde Žilina, a través de una formación natural llamada la Puerta de Kysuce, o ir aún más al oeste, casi hasta la frontera con la República Checa, y atravesar las hermosas montañas Javorníky hasta llegar a Makovo, un famoso centro de deportes invernales. Debido a los notorios atascos en la ruta del sur, elegimos la opción de la montaña. Una de las características típicas de esta región es la congestión del tráfico en las principales vías de comunicación, lo que se deriva de su ubicación estratégica.

”Hablando sobre la región de Kysuce, lo primero que hemos de destacar es que se halla en la frontera con Moravia y Polonia”, quien esto subraya es Dušan Mikolaj de la Fundación Cultural de Kysuce. Dice: ”Esta localización geográfica, digamos en un rincón apartado del país, tenía que ver también con el bajo nivel del desarrollo económico de Kysuce. Lo describieron exactamente escritores oriundos de este lugar, como Rudolf Jašík o Peter Jilemnický y he de decir que sus testimonios son a menudo muy tristes. Si bien otras regiones tenían sus castillos, palacios y monumentos representativos, aquí todavía en los años 60 del siglo XX no había ni una institución cultural de nivel regional”.

Afortunadamente, hoy ya no es así y Kysuce cuenta con todas las instituciones culturales importantes. Justo en el momento de nuestra visita tenía lugar el segundo festival más antiguo de grupos de teatro aficionado de Eslovaquia, Raková de Palárik. Este año se ha celebrado con un espíritu festivo, ya que conmemoramos el bicentenario del nacimiento de una de las personalidades más importantes de Kysuce, el autor teatral del siglo XIX Ján Palárik.

Los escolares y sus profesores salen de la Casa de la Cultura de Čadca tras asistir a uno de los espectáculos del festival Raková de Palárik. ¿Cuáles son las características que consideran típicas de su región?

“Aquí todo está muy cerca – la frontera con Chequia, Polonia”.

“Soy de la ciudad Kysucké Nové Mesto y aunque no considero nuestra región especialmente interesante, he de decir que aquí vive gente muy buena e interesante”.

“Para mí Kysuce es un lugar donde todavía uno puede encontrar y experimentar el mundo viejo, con reglas que valían en el pasado. Y si se habla del invierno, aquí el invierno es tal y como era hace 20 años, con un montón de nieve. Y si se habla del verano, en este caso todavía estamos hablando sobre el invierno”.

“La gente es conservadora, pero hay muchos que son muy abiertos y todos juntos trabajadores”.

“La gente es sincera y trabajadora, y todavía tienen una relación muy estrecha y positiva con el suelo y el trabajo”.

Dušan Mikolaj, de la Fundación Cultural de Kysuce, tampoco se olvida de su lugar de nacimiento y, como muchos otros, alaba especialmente la calidez y el carácter trabajador de los habitantes de Kysuce:

“De la pobreza de esta región nació un fenómeno particular: los que más escasez sufrieron, se marcharon de sus casas, con un par de instrumentos y una mochila sobre la espalda, para deambular por el mundo y reparar utensilios de cocina con alambre. Fueron nuestros alambreros los que desarrollaron su arte hasta para fabricar cosas muy diversas, desde ratoneras hasta objetos artísticos de gran valor. En Silesia compraban el alambre y luego se movían por toda Europa, hasta Asia, Siberia o en otra dirección, hasta los EE UU. En Moscú fundaron su mayor fábrica, donde se producían objetos para la corte imperial”.

En 2019, la alambrería se convirtió en el séptimo elemento que Eslovaquia ha conseguido inscribir en la lista de la UNESCO.

Otra característica de la región Kysuce es que su pueblo ama el canto. La gente de aquí no necesita de una ocasión especial para cantar juntos. Y en el pasado, el canto acompañaba todo el trabajo en el campo.

Aunque la región de Kysuce tiene una superficie de sólo 935 km2, su diversidad folclórica es enorme. No se trata de una unidad folclórica, como se pensaba hasta hace poco. En distintas partes de la región encontramos expresiones musicales y de danza completamente diferentes, desde los cantos femeninos a dos voces, pasando por las bandas de címbalo, hasta la música montañosa, llamada música de madera. El cantante, músico, folclorista y fundador del exitoso conjunto folclórico infantil Kelčovan, Pavol Kužma, ha contribuido en gran medida al descubrimiento de estos tesoros:

“Hasta hace poco no se sabía, ni entre los expertos, que en Kysuce vive la minoría de los gorales, etnia que originalmente se dedicaba al pastoreo y llegó a esta región procedente de Ucrania y Rumania. Los gorales habitan aquí un territorio compacto, siendo el menor y más joven de los grupos de gorales que conocemos. En su territorio encontramos las pequeñas poblaciones de Svrčinovec, Čierne, Skalité y Oščadnica. Es interesante que el dialecto con el que se habla en Skalité sea casi idéntico al de las partes situadas al norte de la vecina región de Orava”.

Además del señor Kužma, la etnóloga Mária Húščavová también era una gran coleccionista y promotora de las canciones de Kysuce. Fue en su casa donde comí los mejores kapustníky, un plato tradicional de Kysuce hecho con col. Le pregunté a su hija Danka qué solían comer en casa, y en Kysuce en general. Me contaba: ”Aquí se comía sobre todo col y patatas, carne solamente en ocasiones especiales. No faltaba ni trigo sarraceno ni legumbres. Sorprende cuántos platos sabían preparar nuestros antecesores con patatas, trigo y col. Uno de los platos más ricos fueron panes planos, hechos con de patatas. Me acuerdo muy bien de cómo mi abuela me los preparaba sobre el horno, sirviéndolos sobre una hoja de col. No es una receta especial, pero la gente sabía cómo condimentar este plato de una manera muy rica … Hm, qué ganas de volver a comerlas, pero no sé dónde…igual en algún museo etnográfico”.

Por ejemplo, en el museo etnográfico al aire libre de Vychylovka. El menú típico de esta región estaba relacionado con la menor fertilidad del suelo, pero también con el hecho de que los habitantes de gran parte de Kysuce vivían y siguen viviendo dispersos en las laderas de las montañas. De ahí sale otro atributo adicional: se trata de la región de asentamientos aislados. Aunque el elemento urbano no sea dominante en Kysuce, esto no significa que no esté presente. Al contrario. Lo explica el historiador, Marián Liščák:

“La primera fuente escrita sobre nuestra región data del año 1244, cuando el emperador Belo IV regaló la tierra llamada KysZudCe a Bohumír, hijo de Sebeslao, como agradecimiento por su ayuda en la lucha contra los tártaros. Otra fecha importante es el año 1254, fecha de la entrega de los derechos municipales a la ciudad más vieja, a Kysucké Nové Mesto. En esta ciudad se desarrollaba muy bien la producción artesana en gremios medievales, lo que paradójicamente en la nueva era frenaba un poco la transición de esta ciudad a nuevos tipos de producción, por lo cual la adelantó otra urbe, Čadca, que recibió sus derechos municipales hasta en el año 1778. Hoy en Kysuce hay cuatro ciudades”.

Por supuesto, en Kysuce también hay muchas atracciones turísticas. Entre todas ellas elegimos una: no podíamos irnos de este rústico rincón de Eslovaquia sin dar un paseo en el funicular del bosque que une la región de Kysuce con Orava. Para cierto período fue una de las últimas posibilidades, ya que en mayo comenzó una importante reconstrucción de este ferrocarril. Janka Berešová, del Museo de Kysuce, explica:

“Este ferrocarril resulta ser una particularidad única en Europa. Hay otro en la cordillera de los Andes, pero aquí es algo raro. Su sistema es especial, ya que ha sido construido para superar enormes desniveles. De hecho, la locomotora en un tramo tira de los vagones, en otro retrocede, va para adelante, retrocede, etc. y así sube al punto más alto, a 936 metros sobre el nivel del mar”.

Con esto llegamos al final de nuestra actual ronda y con ello también les presentamos de nuevo la pregunta competitiva: ¿Qué tipo tradicional de artesanía es el orgullo de la región de Kysuce?

Nos pueden enviar la respuesta antes del 30 de mayo, a la dirección siguiente:

RTVS – Radio Eslovaquia Internacional. Redacción en lengua española

Mlynská dolina,

845 45 Bratislava

República Eslovaca.

O también a nuestra dirección de correo electrónico: rsi_spanish@slovakradio.sk ¡Mucha suerte a todos!

Kysuce_la región de asentamientos aislados Máte problém s prehrávaním? Nahláste nám chybu v prehrávači.


Mária Mangová Foto: TASR

Živé vysielanie ??:??

Práve vysielame