Olympijské hry 2020
Olympijské hry 2020

Las antiguas lápidas judías se “dejaron encontrar”

Las antiguas lápidas judías se “dejaron encontrar”

Galéria

La historia de nuestra capital ha vivido recientemente un momento muy importante, o mejor dicho, un descubrimiento de valor incalculable. Debajo las murallas que dividen el antiguo cementerio judío y el cementerio cristiano ortodoxo de San Nicolás aparecieron varias plantas invasivas cuyas raíces paulatinamente empezaron a descubrir viejas lapidas olvidadas y enterradas desde hace siglos. El presidente de la Comunidad judía en Bratislava, Tomáš Stern, tuvo que dirigirse al departamento del Medio Ambiente de la alcaldía para intentar encontrar solución a esa vegetación incontrolable. ¿Y cuál fue el resultado? Más de 400 lapidas judías, de las cuales muchas llevan nombres de personalidades más destacadas de la vida social y cultural de la capital. Para conocer más detalles cedemos la palabra al iniciador de este evento, el presidente de la Comunidad judía en Bratislava, Tomáš Stern.

Este año la Comunidad judía de Bratislava conmemora el aniversario 730 de la primera mención escrita que documenta la presencia judía en el territorio de la ciudad. El documento forma parte de los privilegios de ciudad libre que en el año 1291 el rey Andrés III concedió a Pressburgo. Es decir, la comunidad judía está ligada a la ciudad de Bratislava desde su nacimiento, incluso podemos decir que representa una parte inseparable. Poder presentar un nuevo descubrimiento o un nuevo hallazgo es la mejor manera de celebrar este aniversario. Las más de 400 lapidas que hemos descubierto a principios de este mes excavando debajo las murallas que dividen el antiguo cementerio judío y el cementerio cristiano de San Nicolás, superaron las expectativas de todos nosotros. Las lapidas datan del siglo XVIII y de la primera mitad del siglo XIX. Antes de realizar las excavaciones, cuyo objetivo era eliminar algunas plantas invasivas, pensábamos encontrar unas 30 lapidas, más o menos. Ahora creemos que si seguimos excavando aún podríamos encontrar otras más, quizás también del siglo XVII. Muchas de ellas tienen un alto valor histórico y artístico. El antiguo cementerio judío data como mínimo del año 1700, lo que confirma la fecha grabada en la lápida más vieja.

Entre los hallazgos se encuentran, por ejemplo, las lapidas delos antecesores directos del poeta alemán Heinrich Heine o del revolucionario Karl Marx. Una de las lapidas que data del año 1724 lleva el nombre de Simon Wolf Oppenheimer, que fue el nieto de Samuel Oppenheimer, diplomático en la corte de los Habsburgo. Muchas de las lápidas aún tienen que ser estudiadas. Así pues, con una alta probabilidad descubriremos más sorpresas. Continúa Tomáš Stern.

Tendremos que documentar, fotografiar y digitalizar las lápidas encontradas. Enseguida las arreglaremos y las restauraremos. Estos artefactos representan una parte integral de la historia de la ciudad, por ello deben quedar a disposición también para las futuras generaciones. Acorde con las reglas de la sepultura judía, colocaremos estas lápidas en su lugar de origen, es decir, en la tumba del rabino Chatam Sofer.

La alcaldesa de la Ciudad vieja de Bratislava, Zuzana Aufrichtová, enfatizó en que el descubrimiento de las lápidas solo confirma la multiculturalidad de la historia de nuestra capital.

La Ciudad vieja de Bratislava tiene un carácter multicultural. Siempre lo tuvo y lo tendrá. La idea de la igualdad no consiste en colorearlo todo de gris, sino que todos los colores, tintas y culturas deben tolerarse mutuamente y de la misma manera. Un clásico dijo que: "El hombre es absurdo por lo que busca, pero es grande por lo que encuentra". Lo mismo ha ocurrido con las lápidas. Nadie las buscaba. Simplemente se dejaron encontrar por sí mismas.

Puesto quela carterade Medio Ambiente participó en el descubrimiento de las lápidas, también el ministro Ján Budaj expresó su entusiasmo destacando que los cementerios antiguos forman parte tanto del Patrimonio Cultural Nacional como de la infraestructura verde de la ciudad.

La lucha por salvar la historia de la ciudad de Bratislava, la que los comunistas querían borrar descuidándose de los cementerios y monumentos históricos, esta lucha perdura a lo largo de mi generación. Estoy feliz de que siguen apareciendo personas jóvenes, entusiastas como es el señor Stern que nos ayudan a completar una parte de nuestra historia para que podamos entrar en el dialogo con el resto de Europa, llenando los fragmentos que faltan de nuestra historia común. La Agencia Eslovaca de Medio Ambiente tuvo la suerte de poder estar presente en el descubrimiento de este tesoro. Creo que este gran tesoro nos va a revelar varias historias desconocidas, varios tabús y así nos ayuda a entender mejor nuestra historia. Agradezco al señor Stern, que fue el primero en presentar la solicitud de recultivación de parte de las plantas del cementerio judío, que al comienzo parecía un rincón descuidado, pero luego se convirtió en un depósito de tesoros maravillosos. Tesoros, a través de los cuales la historia nos manda sus mensajes.

Recordamos que una gran parte del antiguo cementerio judío de Bratislava fue destruida entre los años 1942 y 1943, siendo "sacrificada" por la excavación del túnel para los tranvías que pasan por debajo de la colina del castillo. Además, en 1969 la adyacente sinagoga tuvo que ceder el espacio a la construcción del puente nuevo, conocido como puente SNP o del Levantamiento Nacional Eslovaco.

Las antiguas lápidas judías_skrat

Ladislava Hudzovičová Foto: TASR