Herec
Herec

Visitamos un crematorio de animales

Visitamos un crematorio de animales

Galéria

Si se muere una mascota de la familia, la gente a menudo no sabe cómo eliminar el cadáver. En Eslovaquia está prohibido enterrar a los cadáveres de las mascotas o animales en el suelo. Quedan dos soluciones: incinerarlos, es decir, entregarlos a un veterinario pagando obviamente una tasa de incineración o dirigirse a un crematorio de animales privado para poder despedirse de la mascota de manera más decorosa. En varios países del mundo, incluso funcionan los cementerios de animales. ¿Y cómo es la situación en Eslovaquia? La redactora Iveta Štrauchová visitó la ciudad de Senica situada en la región de Záhorie, en la zona occidental del país y entrevistó a Šimon Pajpach gerente de un crematorio de animales.

Nuestra clientela proviene de casi todos los rincones del país. Recientemente estuvieron aquí algunos clientes de Rimavská Sobota, Zvolen y con regularidad viajamos a Žilina. Tengo que precisar que si bien a menudo somos nosotros los que vamos a recoger el cuerpo del animal muerto, a veces son los clientes los que nos traen su mascota muerta y además, quieren asistir al acto de cremación. Hay también casos en los que la gente quiere estar presente, pero por ser una localidad demasiado distante, decide quedarse en casa y lo sigue todo a través de una cámara. Con este fin hemos instalado en nuestra empresa varias cámaras. Todo lo que hacemos con los animales muertos tiene que ser transparente. Por ejemplo, si alguien quiere una cremación separada de su gatito, puede ver con sus propios ojos que este realmente es cremado aparte. Si los clientes expresan el deseo de tener una grabación de video de la cremación les brindamos también este servicio. Aunque debo destacar que no se trata de ningún ritual especial, es puramente el acto de la cremación, muy rápido y sencillo. No se trata de una despedida como en el caso de seres humanos. Diría que ni los videos ni las fotografías están recomendadas para las personas de carácter particularmente sensible.

Según la legislación eslovaca, de la eliminación del animal muerto está encargado exclusivamente el propietario. Aparte de la opción ilegal de enterrar el animal en el suelo, las demás de opciones, es decir, las opciones legales, suponen gastos. Lo que menos cuesta es dejar al animal en el veterinario para su incineración. Luego, si optamos por la cremación, los gastos suben y lo más caro es pedir la cremación separada para poder recibir la urna con las cenizas.

Aunque en Eslovaquia sigue incrementándose la cantidad de crematorios para animales, hay que decir que prevalece la opción del entierro ilegal del animal en la tierra. Para ello se utilizan tanto los terrenos privados como las áreas extraurbanas, como son los campos y los bosques. Cada invierno, cuando el suelo está helado o cubierto de nieve, notamos un aumento de los pedidos de la cremación. Durante el invierno, por ejemplo, tenemos en torno a 20 cremaciones separadas y 30 comunes, mientras que el resto del año las cifras son promedio. Esto confirma que aún mucha gente aprovecha la opción de solucionar el problema de manera ilegal.

La incineración se realiza en instalaciones grandes, industriales, donde también se incineran animales de granja, animales enfermos y otros. Por otro lado, la cremación aunque represente la misma tecnología de eliminación, tiene más un carácter de cámara y se parece más a los servicios funerarios. Así pues, como en el caso de los seres humanos, todos estos servicios son bastante caros.

Creo que mucha gente simplemente, como se dice, no tiene estómago para manipular con el cadáver de su mascota y considera que enterrarla rápido es la solución menos dolorosa. Sin embargo, la mayoría de la gente entierra a los animales por razones económicas. Luego hay otro grupo de gente, los que viven en apartamentos de zonas residenciales, ellos optan por la incineración o por la cremación no disponiendo de otra posibilidad.

Igualmente como los crematorios para los animales en Eslovaquia están apareciendo siempre más también los cementerios de animales, ¿verdad?

Sí, mucha gente que pide la cremación separada de su mascota nos pide también una urna que luego coloca en el cementerio. En nuestro país este sector aún se encuentra en los pañales. Por ejemplo, nuestra empresa ofrece solo la cremación. Pero sé que en muchos países europeos los servicios de los crematorios y de los cementerios para animales ya funcionan conjuntamente.

Crematorio de animales


Ladislava Hudzovičová