Los checos pueden comprar más alimentos, los eslovacos pagan menos por los servicios

Tema del día

Los checos pueden comprar más alimentos, los eslovacos pagan menos por los servicios

19. 11. 2019 16:59

El poder adquisitivo de checos y eslovacos ha evolucionado de manera significativamente diferente desde la división del estado común. Treinta años después de la caída del socialismo, los checos pueden comprar un 36% más de alimentos básicos con su salario medio que los eslovacos. La única excepción es el pan blanco, que los eslovacos ahora compran más que los habitantes de la República Checa. Con todo, los eslovacos pueden pagar mejor los servicios más básicos. Todos estos datos se basan en el análisis realizado en noviembre por TopForex y el Centro de Análisis Económico y de Mercado (CETA). La situación es la contraria para los servicios básicos. En términos de poder adquisitivo, por ejemplo, de agua y gas natural, los eslovacos están mejor en la actualidad que los checos, casi un 25 % mejor en el caso del segundo de los productos. Con todo, tanto los checos como los eslovacos pueden permitirse comprar menos agua y gas que hace 30 años con su salario medio. El agua es aún más cara para los checos, hasta diez veces. Actualmente, solo la electricidad es menos costosa que en la década de 1980. "Eslovaquia era de promedio más pobre antes de la división, situación que persiste todavía hoy, aunque hace tiempo que sigue acercándose a marchas forzadas a la República Checa", afirmaba Matěj Homola, director ejecutivo de TopForex. Según Homola, la estructura de gastos de ambos países es actualmente casi la misma. "Desde 1989, el costo de los alimentos y bienes de consumo ha disminuido significativamente, por el contrario, los servicios son mucho más caros. La adopción del euro en Eslovaquia no ha influido en este desarrollo", agregaba. Según los analistas, la sensación que tienen muchas personas de que durante el socialismo las cosas eran más baratas queda desmentida por las cifras reales. Las comparaciones están en gran medida distorsionadas por los valores absolutos de los precios, que ciertamente eran más bajos, pero no se tiene en cuenta que no solo los salarios, sino también la disponibilidad de bienes, era significativamente mucho más baja. "La disminución del poder adquisitivo en la República Checa para algunos servicios, como el suministro de gas o agua, indica que los precios están subiendo, especialmente donde hay una alta regulación. Esto puede deberse a medidas ambientales, a la fácil recaudación tributaria o, simplemente, a la existencia de un monopolio", tal y como comentaba las conclusiones Michal Hejl, analista de CETA, agregando: "Por el contrario, donde hay competencia, incluido el mercado de alimentos básicos, el poder adquisitivo de la población casi siempre aumenta". Después de las tres décadas transcurridas desde 1989, los eslovacos, con un salario medio, pueden generalmente comprar varias veces el volumen de alimentos básicos que podían comprar durante la época socialista. En la muestra estudiada de alimentos, el poder adquisitivo de la población para comprar aves de granja aumentó más de 3,9 veces, el del azúcar en 3,6 veces, los huevos en 2,4 veces y 1,6 veces el poder adquisitivo de las salchichas. "La única excepción en lo referente a los alimentos básicos, donde el poder adquisitivo de la población actual es más débil que en 1989, es la leche, producto que podíamos comprar a un precio alrededor de un 15% inferior durante el socialismo. Esta comparación, por supuesto, no tiene en cuenta ni la calidad del producto, ni el envoltorio ni su disponibilidad, que no tiene parangón en ese momento ", concluyeron los analistas.

Hilari Ruiz de Gauna i Torres, Foto: SITA

Emisión en directo / Živé vysielanie
??:??