Olympijské hry 2020
Olympijské hry 2020

La apertura de la economía eslovaca es su talón de Aquiles en malos tiempos

La apertura de la economía eslovaca es su talón de Aquiles en malos tiempos

Eslovaquia es una economía pequeña, abierta y orientada a la exportación, la cuarta más abierta de la UE. En 2019, las exportaciones e importaciones representaron un 185% del Producto Interno Bruto del país. En las buenas épocas la apertura es nuestra ventaja, en las peores se convierte en el "talón de Aquiles" de la economía, según seňalaba la analista de Wood & Company Eva Sadovská, haciendo hincapié en que el desarrollo de la economía eslovaca depende en gran medida del comercio exterior, es decir, del interés de los socios comerciales extranjeros en nuestros productos. A pesar de que las exportaciones de Eslovaquia disfrutaron de un crecimiento en los seis meses que van de junio a noviembre, también ha experimentado caídas significativas, especialmente durante la primera ola de la nueva pandemia de coronavirus. El estallido de la pandemia y las medidas conexas no solo en nuestro país, sino también en el mundo, provocaron un descenso interanual de las exportaciones de una media de un tercio entre marzo y mayo de 2020. Según Sadovská, el crecimiento que siguió en los meses siguientes es una buena noticia, pero las pérdidas de los exportadores de la primera ola de la pandemia aún no han conseguido ponerse al día. En los primeros 11 meses del año pasado, fue de casi un 8% más bajo. Como señalaba también el analista de UniCredit Bank, Ľubomír Koršňák, las exportaciones de maquinaria y automóviles siguen siendo el principal impulsor del comercio exterior eslovaco. Su desaceleración de noviembre fue compensada, al menos parcialmente, por otros componentes de las exportaciones, cuya caída interanual se redujo del -10,1% al -3,3%, la menor desde octubre del año anterior. "La segunda ola de la pandemia en Europa, aunque todavía no veamos cierres masivos de fronteras y economías europeas, como fue el caso en la primavera, debería obstaculizar la recuperación de la industria y afectar así las cifras del comercio exterior, especialmente la facturación del comercio exterior. A principios de año, las exportaciones podrían volver a una ligera caída interanual, pero no tan significativa como en la primavera", explicaba el analista. Según Koršňák, los superávits del comercio exterior podrían, por tanto, volver a reducirse ligeramente a finales de año. Sin embargo, después de que la segunda ola actual de la pandemia haya disminuido, podrían comenzar a propagarse nuevamente. "La clave para el desarrollo del comercio exterior eslovaco será el desarrollo del mercado de automóviles nuevos en Europa, es decir, en qué medida la segunda ola de la pandemia reducirá la demanda de automóviles nuevos en Europa", agregó. Según una encuesta de ČSOB entre empresas eslovacas, aproximadamente una de cada siete empresas ha registrado una disminución significativa de la demanda procedente del extranjero debido a la pandemia. Por otro lado, la crisis a menudo resulta ser una oportunidad. Así lo confirmó el 18% de las empresas contactadas, que lograron triunfar en nuevos mercados durante la pandemia o incluso vieron un aumento de la demanda desde el exterior.

Hilari Ruiz de Gauna i Torres Foto: TASR