La crisis pandémica incrementa la pobreza de los eslovacos

La crisis pandémica incrementa la pobreza de los eslovacos

De los datos recién publicados por la Oficina Estadística Europea (Eurostat), se desprende que el tanto por ciento de la ciudadanía que sufre de pobreza va aumentando, siendo la razón principal de ello la epidemia. Actualmente un 8% de los eslovacos no dispone de los recursos económicos para poder pagar las facturas de electricidad. "Después de la crisis económica del año 2010 el número de gente que sufría de pobreza se incrementó de una manera significativa. Ahora, a pesar de afrontar una crisis de salud pública, o sea que las razones de la crisis económica son diferentes de las del año 2009, el nivel de vida de los eslovacos ha bajado mucho. La economía se detuvo por completo en la primera ola de la pandemia y ha sido restringida de una manera importante también durante la actual segunda ola", declaraba la analista económica, Lenka Buchláková. Más de un 16% de las familias eslovacas, o sea más de 870.000 personas, se encuentra bajo el límite de la pobreza. A consecuencia de la pandemia este número va a crecer, supuestamente, como mínimo, en otras 50.000 personas. En Eslovaquia el límite de la pobreza viene representado por los ingresos mensuales por persona menores a 373 euros. En el caso de las familias con dos hijos menores de 14 años son 780 euros al mes. "Ha aumentado también el número de eslovacos que entran en la categoría de personas que sufren privación material. Lo son aquellos que no pueden ir de vacaciones de una semana ni una vez al año, comer pescado o carne al menos cada dos días, tienen deudas, etc. En comparación interanual el aumento de este tipo de gente ha crecido notablemente y con mucha probabilidad se irá incrementando aún más, a causa de esta segunda ola del virus", añadía Buchláková. Actualmente más de 430.000 eslovacos forman parte de esta categoría, lo que significa que no pueden permitirse coche, teléfono, lavadora o calor doméstico. El año pasado aumentó también el número de familias que no podían permitirse tener en sus hogares la temperatura necesaria. Si bien en 2016 el número de estas familias era del 5%, en 2020 fue un 8%.

Mária Mangová Foto: TASR