Surgen críticas acerca de las restricciones al aborto legal

Surgen críticas acerca de las restricciones al aborto legal

Diversas organizaciones no gubernamentales han criticado la decisión del ministerio de Sanidad de tarifar los abortos legales de las mujeres mayores de 40 años de edad. Amnistía Internacional Eslovaquia considera esta decisión como una violación de los derechos humanos de las mujeres. Según el movimiento cívico Ciudadano, Democracia y Responsabilidad esta medida profundiza la discriminación de la mujer. La organización pide que el estado detenga la reducción de los derechos reproductivos. Amnistía Internacional Eslovaquia insiste en que la introducción de la susodicha restricción aumentará el número de mujeres para las cuales el aborto será inasequible. "El acceso al aborto legal, seguro y no condicionado a los pagos forma parte de los derechos sexuales y de reproducción. Por lo tanto nuestro esfuerzo debería dirigirse hacia la mejor atención sanitaria posible, lo que incluye el aborto de fácil acceso y excluye la introducción de más trabas", acotaba Alexandra Demetrianová, coordinadora de la campaña de Amnistía Internacional Eslovaquia, alegando, que en el marco de esta crisis epidemiológica para una amplia gama de personas puede tratarse de una medida devastadora. El ministerio de Sanidad defiende su decisión declarando, que la edad de las mujeres embarazadas aumenta constantemente no siendo ya ésta razón para un mayor número de problemas de salud, por lo que no es necesario que la aseguradora abone esta intervención sanitaria. El ministro de Sanidad, Marek Krajčí, precisa: "Con esta medida intentamos acabar con una discriminación a las mujeres basada en su edad". La jurista de la organización Ciudadano, Democracia y Responsabilidad, Janka Debrecéniová,opina que la introducción del pago por aborto para las mujeres mayores de 40 años es, por el contrario, discriminatorio. "Va a aumentar el número de mujeres que a causa de una barrera económica no sabrán solucionar su situación de vida. El razonamiento del ministro es engañoso", subraya Debrecéniová.

Mária Mangová, foto: tasr