El desarrollo de la industria eslovaca dependerá de la demanda de automóviles

El desarrollo de la industria eslovaca dependerá de la demanda de automóviles

El futuro desarrollo de la industria de la República Eslovaca dependerá en gran medida de cómo responda la demanda mundial de automóviles al desarrollo de la pandemia y de las medidas gubernamentales relacionadas. Se puede suponer que algunos consumidores prefieran el transporte individual al público a causa de la posible propagación del COVID-19 aunque, debido a las inciertas perspectivas económicas, este efecto puede ser más pronunciado en el mercado de coches usados. Sobre ello llama la atención Vojtech Plutzer, del Instituto de Política Financiera, en su análisis "El impacto de la primera ola de la crisis del coronavirus en la actividad industrial en Eslovaquia". A su parecer, fue precisamente la dependencia de la industria eslovaca de la producción de automóviles lo que provocó el declive histórico de la actividad industrial durante la primera ola de la crisis del coronavirus. La producción de automóviles representa el 30 por ciento de la estructura industrial eslovaca, tres veces más que la media de los países europeos. "Como el sector automotriz fue uno de los sectores más afectados en todo el mundo, la industria eslovaca se vio temporalmente más afectada que otros países", recordaba el analista. La actividad industrial tocó fondo en abril pasado, cuando fue interanualmente un 42% más baja, lo que supuso el peor descenso en la historia de la Eslovaquia independiente. En mayo, con la reapertura paulatina de la economía, la industria comenzó a recuperarse y, gracias al robusto crecimiento mes a mes, ya en junio había eliminado tres cuartas partes de la caída provocada por la crisis del coronavirus. El hecho de que la producción industrial en Eslovaquia haya experimentado una caída de actividad mayor que en otros países se puede atribuir principalmente a las características específicas de la economía eslovaca. La producción industrial se vio arrastrada por los fabricantes de automóviles, no solo por su participación superior a la media en la estructura industrial en comparación con otros países, que causó alrededor de un tercio de la caída, sino también a causa de la caída de todos los sectores relacionados con la producción de automóviles. Según Plutzer, alrededor de una cuarta parte de la caída se puede atribuir a este efecto, otra cuarta parte fue causada por la cuarentena y el confinamiento, según el analista. Las industrias no cíclicas, que fueron más resistentes durante la crisis del coronavirus y registraron un descenso menor, tienen una participación menor en Eslovaquia. Esto incluye, en particular, la industria alimentaria, que de media representa el 15% de la estructura total de la industria de los países de la UE, mientras que solo el 5% de la industria eslovaca. Los productos químicos y farmacéuticos, que también triunfaron durante la crisis del coronavirus, también están poco representados en el tejido industrial de nuestro país.

Hilari Ruiz de Gauna i Torres Foto: TASR