Se cumplen 17 años del ingreso de Eslovaquia en la OTAN

Se cumplen 17 años del ingreso de Eslovaquia en la OTAN

Ayer 29 de marzo se cumplieron 17 años de la adhesión de la República Eslovaca a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

La secretaria de Estado del Ministerio de Asuntos Exteriores de Eslovaquia, Ingrid Brocková, al referirse a este acontecimiento señalaba: "Fue un acto soberano y ha sido una de las decisiones más importantes en la historia moderna de Eslovaquia. Con este paso, nuestro país demostró que es un estado libre y democrático, que comparte valores comunes de libertad, derechos humanos y Estado de derecho".
El ingreso en la OTAN significó para Eslovaquia que sus ciudadanos pudieran gozar de las mejores garantías de seguridad, estabilidad y prosperidad económica. Eslovaquia tiene interés en que la Alianza siga siendo militar y políticamente fuerte y capaz de responder a las amenazas actuales y futuras.

Esta es una de las razones por la que nuestro país apoya el fortalecimiento de la defensa colectiva, pero también la preparación para nuevos peligros, como son las ciberamenazas, el uso indebido de tecnologías modernas o el cambio climático.

"Me alegra que, gracias a esa decisión de hace 17 años, las empresas, los científicos y los expertos eslovacos estén teniendo cada vez más éxito en el entorno de la OTAN. Nuestros ciudadanos, por otro lado, reciben asistencia, como la del transporte de equipos médicos en aviones de la Alianza durante la pandemia actual", añadió Brocková.

Eslovaquia impulsa la ampliación de la Alianza atlántica y, en este sentido, apoya las aspiraciones de Ucrania, los países de los Balcanes Occidentales y Georgia de convertirse algún día en miembros efectivos de la OTAN.

Nuestro país es miembro con pleno derecho de la Alianza desde su adhesión. Es uno de los 11 países que aportaron el 2% del PIB a Defensa el año pasado y es uno de los más exitosos en términos de crecimiento presupuestario desde 2014. Las tropas eslovacas están destinadas en misiones de la OTAN en el Báltico y Afganistán.

José Portuondo Foto: TASR