La enseñanza en línea no podrá reemplazar a la presencial, afirma socióloga eslovaca

La enseñanza en línea no podrá reemplazar a la presencial, afirma socióloga eslovaca

La enseñanza en línea, independientemente de la calidad que esta tenga, no podrá reemplazar a la enseñanza presencial. "Los alumnos o estudiantes no son capaces de concentrarse a fondo durante mucho tiempo a través de la computadora, y los profesores no pueden transferir todas las materias al mundo virtual con la máxima calidad", asevera la socióloga Marcela Šarvajcová de la Cátedra de Sociología perteneciente a la Facultad de Filosofía de la Universidad Constantino el filósofo de Nitra.

"Como consecuencia de esta forma de enseñanza las lecciones se acortan, los horarios se reducen y se adquieren menos conocimientos. Incluso después de la Semana Santa, las reglas para la apertura de escuelas siguen sin estar claras y la responsabilidad se transfiere directamente a los directores de los centros educacionales. Por lo tanto, los padres tendrán que seguir reemplazando parte de la labor de los maestros", dijo Šarvajcová, agregando que a pesar de los esfuerzos de maestros y padres, los estudiantes no están recibiendo una enseñanza de calidad durante este período.

En opinión de Šarvajcová, la enseñanza a distancia ha tenido un impacto en todos los niveles de educación.

"En el nivel primario, las diferencias regionales han sido visibles desde el principio. Debido a la pandemia, la reducción de estas diferencias y la digitalización de la educación se han convertido en un desafío. En este sentido ya se observan cambios, pero, a pesar del progreso alcanzado, el sistema educativo eslovaco todavía tiene grandes lagunas y desafíos urgentes", enfatizó.

La pandemia, asegura la socióloga, ha acelerado el proceso de modernización de las escuelas. "La crisis ha generado un debate no sólo sobre el contenido del plan de estudios, la calidad de los profesores, sino también sobre la capacidad de reaccionar con mayor flexibilidad ante situaciones inesperadas", concluyó.

José Portuondo Foto: TASR