La mitad de los eslovacos insatisfechos con la calidad de la democracia

La mitad de los eslovacos insatisfechos con la calidad de la democracia

La agencia Focus realizó una encuesta para el Instituto INEKO durante el mes de abril según la cual, casi la mitad de los eslovacos no se encuentran satisfechos con la calidad de la democracia en Eslovaquia.

La cantidad de ciudadanos que no se muestran satisfechos en comparación con el año 2016 ha aumentado de un 39,8% a un 45,6%, a la vez ha aumentado el número de personas satisfechas de un 25,9% a un 29,3%. El resto de los interrogados no la consideran, ni buena, ni mala.

"En los últimos 5 años la calidad de la democracia ha empeorado a juzgar por un 49,9% de los ciudadanos y el 20,8% opina que ha mejorado", informó el director del Instituto, Peter Goliaš. El porcentaje restante de interrogados opina que ni ha mejorado, ni ha empeorado.

La mayoría de los ciudadanos insatisfechos, un 80,7%, asegura que los políticos no actúan a favor de los intereses públicos, haciéndolo en cambio a favor de sus propios intereses o del de los empresarios a los que se encuentran vinculados, un 80,2% opina que no se sanciona el uso económico inadecuado de las propiedades y finanzas del estado, y un 78,8% cree además que las personas no se juzgan con igualdad y los resultados legales no representan una mejora.

En comparación con el año 2016 ha disminuido el apoyo de las propuestas no democráticas para cambiar la democracia, por ejemplo, la cancelación del sistema parlamentario y la implantación de la dictadura, con lo que se han mostrado ahora de acuerdo un 15,3% de personas, mientras que en el año 2016 representaba un 23,9%. El 24,7% de los participantes apoyarían la vuelta al régimen socialista del año 1989, en el año 2016 mostraron estar de acuerdo un 27,6%.

La encuesta se realizó a principios del mes de abril del 2021 y participaron en ella 1020 personas, respondieron a las mismas preguntas que en el año 2016. Año en que participó la misma cantidad de personas, lo que ha posibilitado la observación de algunos cambios.

Carin Alberteris Foto: TASR