EURO 2020
EURO 2020

Ha sido registrado el nuevo delito del acoso cibernético peligroso

Ha sido registrado el nuevo delito del acoso cibernético peligroso

A partir del 1 de julio entrará en vigor la enmienda al Código Penal, la cual abarca un nuevo delito de acoso cibernético peligroso. El pasado martes fue firmada por la presidenta, Zuzana Čaputová, a pesar de que los partidos de oposición le habían pedido a la jefa de Estado que la vetara o al menos que se dirigiera al Tribunal Constitucional para que este se pronunciara al respecto. Según las declaraciones del partido SMER-SD, la susodicha enmienda, tal y como está formulada, no es clara y amenaza la libertad de expresión. "Cualquier crítica más expresiva podrá ser juzgada como un delito penal. Según esta ley, el término acoso cibernético también abarcará las ofensas y los insultos en las redes sociales, la publicación de fotos comprometedoras o retocadas, la creación de grupos en las redes sociales dirigidos contra alguien en concreto. Ello significa que si una persona critica de manera expresiva al Gobierno, será posible denunciarlo como un delito penal", explicaba Erik Kaliňák, vicepresidente del partido SMER-SD. En caso de que la víctima sea una persona protegida, como lo son también los políticos, la pena se multiplica. Según la mencionada enmienda al Código Penal, aquel que durante un largo período de tiempo intimide, humille o actúe ilegalmente en nombre de otra persona, podría ser condenado a hasta tres años de prisión. Cuando el delito sea cometido contra una persona protegida, la pena podría aumentar a cuatro años de privación de libertad. Bajo acoso cibernético se entiende, según esta normativa, también la publicación de una grabación de sonido o vídeo de carácter privado que no esté autorizada. Esto vale también para los casos en los que la publicación de la grabación pueda amenazar la autoridad de la persona. Erik Kaliňák acentúa que sí que hay que hablar sobre los peligros del acoso cibernético, pero no perder de vista la libertad de expresión. "Temo que la ley pueda ser aplicada de una manera selectiva y que la gente pueda ser perseguida por su opinión crítica, pero sólo en caso de que critiquen a la coalición gobernante", alegó Kaliňák.

Mária Mangová Foto: TASR