Pečie celé Slovensko
Pečie celé Slovensko

Segundo día de visita apostólica del Papa a Eslovaquia

Segundo día de visita apostólica del Papa a Eslovaquia

El Papa Francisco continúa su visita oficial de cuatro días a Eslovaquia. Ayer lunes, después del encuentro oficial con la presidenta eslovaca Zuzana Ćaputová en el Palacio Presidencial y la intervención en el acto celebrado en los jardines de dicho palacio, se trasladó a la Catedral de San Martin.

Allí ya lo esperaban obispos, sacerdotes, consagrados, seminaristas y catequistas. En su discurso, el Santo Padre recalcó que la Iglesia debe ser un signo de libertad y aceptación, y que además debe ser humilde como Jesucristo. Al mismo tiempo, destacó la libertad, la creatividad y el diálogo como elementos que deben regir la vida pastoral de la Iglesia.

Finalizado el encuentro en la catedral, el Papa se reunió con el arzobispo emérito de Trnava, Róbert Bezák, en la Nunciatura Apostólica. Se trató de una reunión privada que no estaba en el programa oficial del viaje apostólico.

Por la tarde, la máxima autoridad de la Iglesia católica visitó el "Centro Belén", ubicado en el barrio capitalino de Petržalka. Allí, fue recibido por las hermanas de la Congregación de la Madre Teresa de Calcuta. Las misioneras del amor participan en actividades caritativas, centrándose fundamentalmente en las personas sin hogar. El Santo Padre visitó a los enfermos graves que estas atienden en el edificio de un antiguo jardín de infancia. Antes, dialogó brevemente con algunas familias con niños que lo esperaban delante del centro.

Del "Centro Belén" se dirigió a la parte vieja de Bratislava para el encuentro con los representantes de la comunidad judía.

En el sitio donde antiguamente se encontraba la sinagoga judía y hoy se alza el Memorial del Holocausto, el Papa Francisco expresó "vergüenza" por la masacre de más de 100.000 judíos eslovacos en el Holocausto y condenó "la locura del odio" de la Segunda Guerra Mundial.

Al dirigirse a los invitados dijo que la fe no debe ser un principio superior que justifique la discriminación y la opresión.

El presidente de la Unión de Comunidades Religiosas Judías, Richard Duda, en su intervención dijo que la presencia del Papa Francisco en el Memorial del Holocausto era un punto de inflexión y un momento histórico para la comunidad judía.

Al cierre de la jornada Su Santidad sostuvo dos encuentros, por separado, con el presidente del Parlamento Boris Kollar y con el primer ministro Eduard Heger. Ambos políticos acudieron acompañados por algunos de sus familiares más cercanos.

José Portuondo, Foto: TASR