Pečie celé Slovensko 2. séria
Pečie celé Slovensko 2. séria

El encarecimiento del pan en Eslovaquia es el tercero más alto de la UE

El encarecimiento del pan en Eslovaquia es el tercero más alto de la UE

Según Eurostat el encarecimiento del precio del pan durante la guerra y la crisis energética fue en Eslovaquia, con un 32%, el tercero más alto de la UE. A pesar de ello, los panaderos eslovacos continúan produciendo productos de bollería, pan y pasteles con pérdidas y así pierden competitividad frente a sus homólogos de todos los países vecinos. El Estado no les ha ayudado ni una sola vez desde que comenzó la pandemia en 2020. Así lo informó Milan Lapšanský, presidente de la junta directiva de la Unión Eslovaca de Panaderos, Pasteleros y Reposteros. "Eslovaquia tiene la comida más cara del grupo de Visegrado (V4). Los precios en las estanterías no los fijan los panaderos, pasteleros o reposteros, sino los comerciantes. El hecho de que los productores de alimentos no reciban un apoyo de parte del Estado amenaza nuestra competitividad hasta tal punto, que no sólo se corre el riesgo de que se arruine un gran número de panaderías, sino que también no se creen otras nuevas en el futuro. La dirección actual del sector agrícola está llevando a Eslovaquia a una dependencia alimentaria total de las importaciones extranjeras. Desgraciadamente, la autosuficiencia alimentaria, de la que se habla en la Declaración Programática de este Gobierno, es sólo papel mojado que no tiene nada que ver con la realidad", dijo Lapšanský. La harina de Eslovaquia es, en comparación con la de Polonia, más cara en 100 euros por tonelada. En Hungría o la República Checa los precios de la harina son 50 euros más bajos. Esto amenaza a todo el sector alimentario eslovaco, desde los molineros, panaderos y fabricantes de pasta, hasta los productores de los alimentos de harina. Según la Unión, el gobierno eslovaco no está haciendo nada para preservar el sector alimentario. "Las empresas energéticas están obteniendo ganancias récord. Las cadenas de supermercados, que son las que fijan los precios en los estantes, tienen las mayores ganancias de su historia. Por otro lado, los panaderos, pasteleros, molineros y otras empresas de la industria alimentaria sufren grandes pérdidas. ¿Y los consumidores eslovacos? Tienen pan, bollería, pasteles y pasta cada vez más caros. Este es el resultado de la macabra política del actual ministerio de Agricultura y del gobierno. Si el estado no cambia esta política, no empieza a aplicar su propio Plan de Acción y a trabajar para llegar a la autosuficiencia alimentaria de Eslovaquia, pronto no habrá nada de alimentos que llene las estanterías eslovacas", concluyó Lapšanský.

Ladislava Hudzovičová; Foto: TASR

Živé vysielanie ??:??

Práve vysielame