Novohrad – una zona de miles de bellezas escondidas

Novohrad – una zona de miles de bellezas escondidas

Galéria

Un castillo erguido en la cima de un volcán, un mar de piedras, o una de las últimas sinagogas conservadas hasta hoy día… todo ello y mucho más ofrece la región de Novohrad a sus visitantes. Hoy les invitamos a conocer esta zona de miles de bellezas escondidas. Aunque sea una de las regiones más pobres del país, está llena de monumentos que confirman su rica historia y espléndidos rincones escondidos en medio de una naturaleza intacta.

Novohrad forma parte de las regiones poco exploradas de Eslovaquia. Por ejemplo, si alguien oye decir Liptov, inmediatamente sabe de qué zona se trata, donde está y tiene imágenes concretas del paisaje regional. Sin embargo, cuando la mayor parte de la gente escucha Novohrad, tiene que recurrir al mapa.

La región de Novohrad coincide en su mayor parte con la provincia de Lučenec. Del lado oeste colinda con la región de Hont, al norte con Podpoľanie y Horehronie, al este con Gemer y al sur con Hungría. La excepcionalidad de esta región es que tiene muchos castillos. Con la llegada de la pandemia de la Covid-19, también en esta región el turismo sufrió pérdidas. Pero más tarde, puesto que la gente empezó a centrarse en el turismo doméstico prefiriendo las atracciones y los monumentos al aire libre, las bellezas de Novohrad empezaron a aparecer siempre más en los listados de los turistas. Entre los activistas que se empeñan en promover esta región destaca Lukáš Pelč, autor del proyecto Spoznaj Novohrad - Conozca Novohrad.

La pandemia de la Covid-19 ha originado muchos problemas pero también algunas cosas positivas. Por ejemplo, en lugar de viajar al extranjero nos quedamos en el país para descubrir y promover sus bellezas y así ayudamos a nuestra gente.

Una de las bellezas escondidas y descubiertas de manera masiva este año es el castillo de Šomoška. Esta localidad, gracias a la presencia del pintoresco castillo y del salto de agua de piedra que representa una rareza, es del todo única en el contexto europeo.

El salto de agua largo de 9 metros se originó 4 millones de años atrás, gracias a una lava que llego a perforar la superficie terrestre, vertiéndose en el mar que en aquel entonces cubría este territorio. La lava o el basalto, que es la piedra volcánica, enfriándose en el agua fría formó tubos de forma hexagonal y así nació este salto de agua de piedra volcánica.

Otro de los monumentos más interesantes de Novohrad es el reconstruido castillo o el palacio de Halíč, que es considerado la joya de la región. Hasta el siglo XVI el castillo estuvo en manos de una de las más antiguas dinastías de Hungría - de los Forgács.

El techo de la sala principal del castillo fue pintado por el mismo artista que decoró el mausoleo de los Habsburgo en Viena. Y el consentimiento al pintor se lo dio la propia emperatriz María Teresa. Es la única pintura de este tipo en toda Eslovaquia.

Su entusiasmo por promover la región de Novohrad nos la reveló también Ondrej Lunter, presidente de la Agencia de Desarrollo de la Región Administrativa de Banská Bystrica.

En cada rincón de la región de Novohrad se puede encontrar algo especial, algo particular. Les recomendamos a los turistas pasarse 3 o 4 días aquí si quieren ver lo más importante o por lo menos los monumentos medievales. Luego, los que quieran conocer la historia más reciente - la historia industrial del siglo XIX, podrán trasladarse a la región de Gemer.

Les recordamos que en el territorio relativamente pequeño de Novohrad, que tiene 336 km2, hay 7 maravillosos castillos accesibles al público: Fiľakovo, Halič, Čabraď en Hontianske Nemce, Divín, Modrý Kameň, Šomoška en Radzovce y Bzovík en Krupina.

Las bellezas de Novohrad

Ladislava Hudzovičová Foto: TASR