Boris a Brambor
Boris a Brambor

Visitamos el castillo de Beckov durante la pandemia

Visitamos el castillo de Beckov durante la pandemia

Galéria

Si un día les tocará pasar por la autopista D1 en la dirección Bratislava-Trenčín, después de haber atravesado Nové Mesto nad Váhom miren bien a la derecha. En el pintoresco paisaje de las colinas de Považský Inovec avistarán un maravilloso castillo que se yergue majestuosamente sobre una roca, como se tratara del castillo de un cuento para niños. Es el castillo de Beckov.

El castillo de Beckov tuvo su auge en los siglos XV - XVI. Según una leyenda su dueño Ctibor lanzó desde lo alto de la roca a su sirviente, el cual mientras se precipitaba gritó que en un año se reencontrarían. Y el dueño murió exactamente un año después de lo sucedido.

En el siglo XV, durante la época del rey Segismundo de Luxemburgo, el dueño de los tres castillos (Beckov, Čachtice y Plavecký) era el ya mencionado duque Ctibor. Cuando en 1434 el duque falleció todos sus bienes pasaron a su única hija Catalina. Pero como ella tenía solo 12 años, la administración de sus bienes fue confiada temporalmente a manos de tres hombres instituidos en el testamento -el mariscal Adam Bes de Rohow, Jakuš de Mozurow y Pašek de Jablonie. El dinero dividido en tres partes y los documentos de la familia, todos emitidos en tres originales, fueron depositados en tres cajas, cada una cerrada con tres candados. Las tres cajas fueron ubicadas en los tres castillos - una en el de Beckov, otra en el de Čachtice, distante unos 15 km, y la tercera en Plavecký que está a 80 km de Beckov. Y cada uno de los tres dueños temporales de los castillos tenía una llave sola. Todo ello para que solamente juntos pudieran acceder al contenido de las cajas. Pero volvamos al turismo de Beckov.

La temporada turística en el castillo de Beckov situado en la parte central de la cuenca del río Váh, también ha sido marcada por la presencia del coronavirus y por la pandemia de la Covid19. Sin embargo, puesto que se trata de una atracción al aire libre, durante los tres meses veraniegos el castillo fue visitado por 63 mil visitantes. Nos lo reveló Kristína Jurzová, empleada de la administración del castillo de Beckov.

El comienzo de este año estuvo marcado por la llegada de la pandemia del coronavirus. El castillo tuvo que estar cerrado durante dos meses y medio. Y luego empezó a venir gente que tuvo que quedarse en casa - registramos hasta 63 mil presencias, obviamente es una cifra que nos agrada. No logramos batir los récords por culpa del mencionado cierre de comienzo de año. Por lo menos podemos declarar que en el mes de julio sí que marcamos el record absoluto de número de visitantes para ese mes.

A finales de septiembre se celebró en el área del castillo de Beckov un fin de semana dedicado al vino regional y a la vendimia de este año. El evento llevó el nombre "In vino veritas". Pero el castillo esconde cosas interesantes también en su interior.

En las salas del castillo los visitantes pueden ver tres exposiciones. Una, que ha sido organizada en colaboración con el museo de Trenčín, expone varios hallazgos arqueológicos del territorio del castillo. En otra los visitantes pueden admirar las pinturas del famoso pintor eslovaco, o mejor dicho uno de los más importantes pintores del Imperio Austro Húngaro de los siglos XVIII-XIX - Ladislav Medňanský, oriundo de Beckov. Y finalmente, en la tercera exposición los visitantes pueden ver varios artefactos históricos de la edad media - el tema de las termas y balnearios, de la conservación de los alimentos y del cuidado corporal.

castillo de Beckov_pandemia

Ladislava Hudzovičová Foto: TASR