Boris a Brambor
Boris a Brambor

Finaliza la temporada turística en los Altos Tatras

Finaliza la temporada turística en los Altos Tatras

Galéria

Durante la pasada temporada turística las montañas más altas de Eslovaquia, los Altos Tatras, fueron visitadas por 1,5 millones de personas. La cantidad de eslovacos que visitaron estas montañas incluso batió el record absoluto. Sin embargo, hubo records también en cantidad de accidentes y desgracias. Parece que mucha gente aún sobreestima sus capacidades físicas o subestima el peligro de las montañas. El Centro regional de Turismo de los Altos Tatras ya tiene a disposición todas las estadísticas para hacer una evaluación de la temporada que concluye. Habla su directora, Lucia Blašková.

En comparación con el año pasado, las visitas diarias aumentaron en un 30%. Es decir, mucha gente espera cómo se desarrolle el día, y si las previsiones son buenas, viene por la mañana y se va por la noche.

Así pues, gracias a este fenómeno durante los días soleados en los senderos esparcidos por picos de los Tatras había mucha gente. Para hacer la visita nosotros aprovechamos uno de los últimos puentes de septiembre. Estuvimos en el pico de Kôprovský, donde ya a las 11 de la mañana, se alternaban decenas de personas. Habla Peter Svätojánsky, coordinador del Centro de intervención del Servicio de Rescate de Montaña.

El elevado número de visitas a los Altos Tatras se debe también a la comunicación en las redes sociales, en las que los aficionados a la montaña se invitan a fotografiarse en las cimas de las montañas.

La subida al pico Kôprovský dura cerca de 4 horas, la bajada obviamente algo menos. Los que tienen un trabajo sedentario y no practican ningún deporte durante toda la semana antes de emprender la excursión deberían evaluar bien sus posibilidades físicas y considerar los posibles riesgos.

Este año hemos registrado un mayor número de colapsos, prevalentemente en personas entre 45 y 60 años de edad.

En las montañas eslovacas este año han fallecido por insuficiencia cardiaca 12 personas, que también es un número record. Los grupos más amenazados son las personas que padecen de diabetes y las que tienen la presión alta. Estos, cuando se encuentran en estado de calma y están tomando la medicación prescrita, no tienen ningún problema. Sin embargo, si deciden hacer una excursión a la montaña, donde además del esfuerzo físico hay que tomar en consideración la altura sobre el nivel del mar, deberían tener más cuidado. Entre las complicaciones que estas personas encuentran en este ambiente son: el agobio, el mareo, la deshidratación y el colapso.

Mucha gente no se da cuenta de que hacer un kilómetro no significa siempre lo mismo. Es decir, caminar un kilómetro en el llano es muy diferente de caminar un kilómetro hacia arriba por una pendiente.

En general, la temporada turística de este verano pandémico en los Altos Tatras ha sido evaluada muy positivamente. Sin embargo, desde el punto de vista de la cantidad de la gente herida fue alarmante. Continúa la directora, Lucia Blašková.

Nosotros estamos convencidos de que la subida del número de accidentes seguramente está relacionada con el crecimiento de las visitas de un día.

En comparación con años anteriores el número de operaciones de rescate ha subido en un 20%.

Queda solo resumir las estadísticas que como mínimo despiertan respeto. Durante el verano que concluye las montañas eslovacas enterraron hasta 36 personas, de las cuales 18 fallecieron en los Altos Tatras. Ambas cifras son récord.

Turismo en Tatras2020

Ladislava Hudzovičová